La Biblia desde el siglo XXI

¡Sí, sí; el primer altar israelita en la tierra prometida!

18.01.2019 00:00

Aunque con polémica, pero con suficiente base, ha quedado sentada la ubicación del primer altar que, siguiendo el mandado de Moisés, los israelitas edificaron en la tierra prometida antes del levantamiento del tabernáculo.

No tanto se discute que el descubrimiento cerca de la cima del monte Ebal fuese un altar de culto, sino que concretamente fuese el primer altar levantado por los israelitas tras ocupar la tierra prometida y referido en la Biblia:

[Ordenó Moisés, …] Cuando, pues, hayas pasado el Jordán, levantarás estas piedras que yo os mando hoy, en el monte Ebal, y las revocarás con cal; y edificarás allí un altar a Jehová tu Dios, altar de piedras; no alzarás sobre ellas instrumento de hierro. De piedras enteras edificarás el altar de Jehová tu Dios, y ofrecerás sobre él holocausto a Jehová tu Dios; y sacrificarás ofrendas de paz, y comerás allí, y te alegrarás delante de Jehová tu Dios.
(Deuteronomio 27:4-7 RV60)

Entonces Josué edificó un altar a Jehová Dios de Israel en el monte Ebal, como Moisés siervo de Jehová lo había mandado a los hijos de Israel, como está escrito en el libro de la ley de Moisés, un altar de piedras enteras sobre las cuales nadie alzó hierro; y ofrecieron sobre él holocaustos a Jehová, y sacrificaron ofrendas de paz.
(Josué 8:30-31 RV60)

 

Esta polémica se inició por los años ochenta, cuando el por entonces estudiante Adam Zertal descubrió un montículo de piedras sobre una especie de anfiteatro natural a unos 880 metro sobre el nivel del mar y unos 60 debajo de la cima del monte Ebal.

Pocos meses después compartió su hallazgo con Zvi Koenigsberg (autor del libro “El Templ o Perdido de Israel”), el cual le ayudó en la organización de una excavación y en la obtención de los recursos precisos. Esto le permitió excavar hasta encontrar vestigios de una estructura de piedra de unos nueve por siete metros cuadrados con pintas de haber sido prevista para el paso de personas sobre ella. También había una rampa de acceso a su parte superior y muchos fragmentos de cerámica del siglo XIII antes de Cristo aproximadamente (Edad de Hierro).

Durante una de las charlas con Koenigsberg, Zertal esbozó en papel la plataforma con su rampa. Por su crianza en un kibutz secular, poco sabía de los escritos tradicionales judíos, por lo que su inspiración para la realización del esbozo no tenía otro origen que lo observable sobre el terreno. Pero Koenigsberg, que sí tuvo educación de yeshiva, reconoció al momento la el dibujo de Zertal: aún sin saberlo, Zertal había dibujado un altar de piedra exacto a la descripción en la Mishná sobre altar del Segundo Templo en Jerusalén.

Tras ello, Koenigsberg mostró a Zertal obras bíblicas y rabínicas sobre construcciones de altares, incluído el del monte Ebal. Un libro en concreto mostraba un dibujo muy similar al exbozado por Zertal. Zertal impresionado comentó estar convencido que eso mismo es lo que hubo en Ebal y que ahora se desenterraba.

Además de esa coincidencia estructural, también habia otros indicios que apuntaban a la idea de que realmente se trataba de un altar israelita: La gran cantidad de cenizas junto a varios miles de huesos de animales. El que se encontrasen huesos quemados, lo qiue implicaba sacrificios rituales. EL que muchos de esos huesos mostrasen señales de cortes de carnicero, indicio claro que  apunta al consumo de parte de ellos. Además, los huesos eran de animales que según la Biblia son puros y aptos para el sacrificio: bovinos, ovinos y caprinos de un año.


Ante las buenas expectativas, consultaron con Benjamín Mazar y con Yoel Bin-nun, rabino erudito en Biblia hebrea (AT) y cofundador de la escuela talmúdica de Yeshivat Har Etzion. El primero, admitió no estar en condiciones de poder confirmar la realidad histórica del descubrimiento. En cambio, el segundo, tras un exhaustivo estudio del sitio y su contraste con las normas sobre altares, confirmó la coherencia de las características de lo descubierto en Ebal con los requisitos estructurales de un altar:  realizado sólo con piedras naturales sin cortar; no incluir escaleras, aunque sí rampa de acceso a la parte superior; tener reborde en tres de los lados (para posibilitar moverse cuando se sube a la parte superior); acceso para los sacerdotes a la mitad de la estructura (el “Tapuah”, según la literatura rabínica).

 

Dado que hasta el descubrimiento de Zertal se creía que el altar se encontraba más bien entre Ebal y Bracha, cerca de Siquem, Bin-nun revisó todos los textos importantes que sobre la ubicación del altar y concluyó que no se referían necesariamente a la ciudad de Siquem . Tras esta revisión, Bin-num acabó convencido que lo descubierto por Zertal era realmente el altar mencionado en la Biblia (léase al inicio del post).


Este altar se utilizó entre los años 1250 y 1140 antes de Cristo, tras lo cual fue cubierto de piedras deliberadamente a fin de evitar saqueos o utilización sacrílega, supone Koenigsberg. Y es que por el 1140 tomó protagonismohk Silo como sede del tabernáculo (Josué 18:1).

Para Koenigsberg este cambio de sede de culto no fue casual, sino que respondió al cumplimiento de algo pergeñado unas cuantas centurias antes: la bendición de Jacob (Israel) sobre su nieto Efraín con preferencia sobre la de su nieto Manases, como era el deseo de su hijo José.

Y dijo Israel a José: No pensaba yo ver tu rostro, y he aquí Dios me ha hecho ver también a tu descendencia. Entonces José los sacó de entre sus rodillas, y se inclinó a tierra. Y los tomó José a ambos, Efraín a su derecha, a la izquierda de Israel, y Manasés a su izquierda, a la derecha de Israel; y los acercó a él.  Entonces Israel extendió su mano derecha, y la puso sobre la cabeza de Efraín, que era el menor, y su mano izquierda sobre la cabeza de Manasés, colocando así sus manos adrede, aunque Manasés era el primogénito. Y bendijo a José, diciendo: El Dios en cuya presencia anduvieron mis padres Abraham e Isaac, el Dios que me mantiene desde que yo soy hasta este día, el Angel que me liberta de todo mal, bendiga a estos jóvenes; y sea perpetuado en ellos mi nombre, y el nombre de mis padres Abraham e Isaac, y multiplíquense en gran manera en medio de la tierra.
     Pero viendo José que su padre ponía la mano derecha sobre la cabeza de Efraín, le causó esto disgusto; y asió la mano de su padre, para cambiarla de la cabeza de Efraín a la cabeza de Manasés. Y dijo José a su padre: No así, padre mío, porque éste es el primogénito; pon tu mano derecha sobre su cabeza.
    Mas su padre no quiso, y dijo: Lo sé, hijo mío, lo sé; también él vendrá a ser un pueblo, y será también engrandecido; pero su hermano menor será más grande que él, y su descendencia formará multitud de naciones.
    Y los bendijo aquel día, diciendo: En ti bendecirá Israel, diciendo: Hágate Dios como a Efraín y como a Manasés. Y puso a Efraín antes de Manasés.

(Génesis 48:11-20 RV60)

Para Koenigsberg esta bendición impuso que la sede del culto de los israelitas se establecería inicialmente en Ebal (tierras de la tribu de Manasés) para luego trasladarse a Silo, en el territorio de Efraín.

 

Adjunto enlace a la noticia en breakingisraelnews.com, así como al libro de Zvi Koenigsberg, en el cual detalla todos los pormenores de esta historia

 

 

Contacto

BíblicaMente.org

informacion@biblicamente.org

Sitio de búsqueda

Etiquetas FAVORITAS

Historicidad de la Biblia

Ateísmo

Si deseas comentar alguna página, pincha aquí e indícamelo en el mensaje.
Abriré ventana de comentarios para que opines libremente.
Te avisaré cuando esté disponible.

ESTADÍSTICAS WEBNODE
(Desde Nov/08)

4.630.678 Páginas visitadas
981.539 Total visitas
≈294.461 Visitantes únicos

 


 

Micro CHAT
Tú también puedes dejar mensajes, versículos, noticias,...

Pincha en "ayuda" (debajo del botón "publicar") para ver los códigos especiales: negrita, color e inserción de URL.

 

 

 

Un versículo para hoy

 

 

 


 

¡Ayúda a promocionar este sitio!
(Sin dar dinero)

 

 

(CC) Contenidos utilizables sin fines comerciales. Se agradece enlace a originales.

Creado con Webnode