La Biblia desde el siglo XXI

Caso Galileo: otro punto de vista.

24.06.2011 00:00

Hace poco leí una entrevista a Manuel Carreira, físico jesuita, que me llamó la atención por el enfoque que daba al "caso Galileo".

El caso Galileo se presenta habitualmente como ejemplo del triunfo de la "verdad" sobre el oscurantismo medieval, pero también como ejemplo de los atroces métodos empleados por la inquisición para acallar la disidencia ideológica.

Sobre el primer aspecto ya hace tiempo que William James y Thomas Samuel Kuhn, entre otros, me curaron de espantos. Me mostraron que la verdad científica poco tiene que ver con la "verdad"; y que no hay mayor idiotez que juzgar las mentalidades de nuestros antepasados sobre la base de nuestros conocimientos actuales.

Es más, hasta el mismo Stephen Hawking mete baza en el tema con su último libro. Nos hace ver que la apuesta de Galileo por el sistema copernicano no debemos juzgarla como un triunfo de la verdad sobre el error, sino como una apreciable simplificación matemática en la modelización de las observaciones astronómicas: 

Así pues, ¿qué sistema se ajusta más a la realidad, el ptolemaico o el copernicano? Aunque es bastante habitual que se diga que Copérnico demostró que Ptolomeo estaba equivocado, eso no es verdad. [...] podemos utilizar ambas visiones como modelo de universo, ya que nuestras observaciones del firmamento pueden ser explicadas tanto si suponemos que la Tierra o el Sol están en reposo. A pesar de su papel en los debates filosóficos sobre la naturaleza de nuestro universo, la ventaja real del sistema copernicano es simplemente que las ecuaciones de movimiento son mucho más simples en el sistema de referencia en que el Sol se halla en reposo.

(Stephen William Hawking, "El Gran Diseño", pág. 50)

Y sobre ese mismo aspecto incide Manuel Carreira, pues respondiendo a la pregunta de "¿por qué no se aceptó en aquella época que el Sol era el centro del movimiento de los planetas? responde: "Porque no se podía demostrar y, en ciencia, lo que no se puede demostrar queda en una teoría. Y no hubo demostración en Galileo."

Así, pues, en el fondo, aquellos antiguos expertos que no aceptaron el paradigma copernicano no hacían más que ser coherentes con los conocimientos que hasta entonces tenían. La complejidad matemática de su modelo Ptoloméico no era el único lastre que arrastraban; también tenían "prejuicios" filosóficos que le impedía avanzar. Y no había pruebas incontrovertibles.

En el fondo la disputa era similar a la discusión acerca de qué es lo que se desplaza: el autobúes en relación a la carretera, o  la carretera (y el resto del planeta) respecto al autobús. Para todos nosotros está clarísimo. Pero ponte en el lugar de un ser que toda su vida la hubieses pasado dentro de un autobús en movimiento.

Y ojo, no creas que ese tipo de actitudes son sólo cosas del pasado oscurantista. También hoy días se encuentran dogmáticos dispuestos a discriminar a otros colegas científicos simplemente porque no compartes sus ideas (lee en este enlace).

Pero bueno, lo que realmente me sorprendió se refiere al trato dado por la inquisición al pobre Galileo. He de reconocer que imaginaba "sesiones" más cruentas que las que explica Manuel Carreira. ¿Será porque Manuel es sacerdote que le quita hierro a la actuación de la Iglesia? ¿O quizás también en esto de los métodos inquisitoriales aún quedan cosas por revisar?

Les dejo con el extracto: 

 

“Galileo no fue excomulgado, lo condenaron a rezar”

“Mi familia vivía la fe de una manera espontánea. Por eso, desde niño me atrajo la idea de ser sacerdote”, nos dice Manuel Carreira, sacerdote católico y científico.

( Por Gonzalo Pajares C. en peru21.pe )

¿CÓMO SE INTERESÓ EN LA CIENCIA?

Mi madre fue maestra y, como era inteligente, tenía un interés muy amplio en el conocimiento. Le gustaban la música, el arte y la fotografía; hacía injertos, plantaba árboles, dejó un libro de recetas; escribía poesía, dibujaba muy bien y tenía una colección de minerales que me atraía tanto que la miraba hora tras hora. De ella heredé la curiosidad. Para su época, era una mujer de avanzada.

TRABAJÓ EN EL OBSERVATORIO VATICANO. ¿POR QUÉ EL VATICANO PROMUEVE UN OBSERVATORIO?
Como le decía a mis alumnos, la astronomía tiene el orgullo de ser perfectamente inútil: uno puede dedicarse a ella y nadie dirá que uno le hace daño a alguien o que se va a hacer rico. La Iglesia, para demostrar su interés por la ciencia, tiene uno de los observatorios más antiguos del mundo: fue inaugurado hace 110 años. Los jesuitas, en el Colegio Romano y en tiempos de Galileo, estudiamos más eficientemente que él las manchas del sol. Fue un jesuita el primero en pensar en un telescopio hecho con espejos. Fue un jesuita el primero en pensar un telescopio usando los estudios de Kepler. Fue un jesuita quien creó la astrofísica y fue un jesuita quien tomó las primeras fotografías de la luna. Y no solo los jesuitas, Mendel, quien creó la genética moderna, era un agustino. Y quien habló por primera vez del big bang fue un sacerdote belga. De modo, que hay una tradición en la Iglesia de interesarse en el estudio de la realidad… que es el universo creado por Dios.

¿POR QUÉ TENEMOS LA SENSACIÓN QUE A LA IGLESIA NO LE INTERESA LA CIENCIA?
La gente no estudia la realidad histórica, es incapaz de pensar críticamente y acepta lo que se le dice, y si se le dice algo muchas veces, esto se convierte en verdad. Se dice, por ejemplo, que hasta Colón la gente creía que la tierra era plana; mentira total, pues seis siglos antes de Cristo ya se había demostrado que la Tierra era una esfera; tres siglos antes de Cristo se había medido su tamaño; tres siglos antes de Cristo se había sugerido que el Sol era el centro del movimiento de los planetas: no hubo que esperar ni a Copérnico ni a Galileo.

¿POR QUÉ NO SE ACEPTÓ ESTO EN AQUELLA ÉPOCA?
Porque no se podía demostrar y, en ciencia, lo que no se puede demostrar queda en una teoría. Y no hubo demostración en Galileo. Por eso, le dijeron: “Puede enseñar esto como una teoría, nadie lo molestará, pero si insiste en que los teólogos cambien su interpretación de la Biblia sin tener una prueba, pues no le hacemos caso”. Prometió hacerlo y no cumplió. Entonces, le dieron una condena, que no fue la excomunión, sino rezar los Salmos una vez por semana, durante tres años, y que no saliese de su casa ni que enseñase en público sus teorías. Además, murió con bendición papal, atendido por su hija religiosa y proclamándose hijo fiel de la Iglesia.

...

Lectura completa en peru21.pe

Contacto

BíblicaMente.org

informacion@biblicamente.org

Sitio de búsqueda

Etiquetas FAVORITAS

Historicidad de la Biblia

Ateísmo

Si deseas comentar alguna página, pincha aquí e indícamelo en el mensaje.
Abriré ventana de comentarios para que opines libremente.
Te avisaré cuando esté disponible.

ESTADÍSTICAS WEBNODE
(Desde Nov/08)

3.618.199 Páginas visitadas
788.281 Total visitas
≈237.417 Visitantes únicos

 


 

Micro CHAT
Tú también puedes dejar mensajes, versículos, noticias,...

Pincha en "ayuda" (debajo del botón "publicar") para ver los códigos especiales: negrita, color e inserción de URL.

 

 

 

Un versículo para hoy

 

 

 


 

¡Ayúda a promocionar este sitio!
(Sin dar dinero)

 

 

(CC) Contenidos utilizables sin fines comerciales. Se agradece enlace a originales.

Creado con Webnode