La Biblia desde el siglo XXI

Santiago: ''polémica y duda hasta con su sepultura''

07.01.2014 00:00

No son nuevas las polémicas con Santiago. Apoyándose en Marcos 6:3, Gálatas 1:18-19, y también en Josefo (Antiguedades de los Judíos, 20,9,1), los cristianos de tradición protestante le consideran hermano carnal de Jesucristo. Los de tradición ortodoxa le consideran hermano, pero sólo por parte de padre. Y los de tradición católica ( y creo que también los anglicanos), explican que el apelativo “hermano” se utilizaba de forma genérica para referirse a parientes. Claro, yo tengo mi propio criterio, pero no entraré en controversias, pues ahora de lo que se trata es de referirse a una polémica más actual, la de su pretendido osario.

 

La actualidad del osario de Santiago

La actualidad del osario es consecuencia de la decisión de Oded Golan, su propietario, de exponerlo al público junto con documentos sobre las opiniones de los expertos que han intervenido en los juicios sobre la autenticidad del osario.

Tras 10 años de investigación y juicio juicio penal contra Golan, en 2012 fue declarado inocente, por lo que la Autoridad de Antigüedades de Israel no ha tenido otra alternativa que devolverle hace pocas semanas el conocido como “Osario de Santiago”.

La historia conocida por el público comenzó en Washington el 21 de octubre de 2002, en una rueda de prensa del director de la “Biblical Archaeology Review”. Se trataba  de un osario de 50x28 x31 centímetros cúbicos encontrado en Jerusalén. Era habitual el uso de este tipo de urnas entre los judíos del primer siglo. En ellos se depositaban los huesos de los cadáveres descompuestos a fin de ganar espacio en las tumbas. 

En algunas casiones las urnas incluían alguna inscripción identificativa del difunto. El osario mostrado por Shanks tenía una inscripción en arameo: “Ya'akov bar Yosef akhui di Yeshua”, que significa “Jacob, hijo de José, hermano de Jesús”. (Jacob = Jacobo = Santiago)

El encargado de analizar la inscripción, André Lemaire, paleógrafo de la Sorbona, afirmó que esa inscripción podría ser la primera referencia extrabíblica a Jesús de Nazaret. Dijo que “En este tipo de osarios se indica sólo el nombre del difunto o, a lo sumo, el del padre”. Dado que se mencionaba a un hermano, Lemaire concluyó que “debía ser necesariamente alguien muy importante, conocido o popular”. Shanks y Lemaire indicaron que los tres nombres  (Santiago, José y Jesús)  eran muy comunes en la Jerusalén del siglo I, pero que la probabilidad de que los tres coincidieran en una familia era muy reducida. 

Asociar la inscripción  con el versículo de Mateo 13:55 resultaba muy tentador: “¿No es éste el carpintero, hijo de María, hermano de Jacobo, de José, de Judas y de Simón? ¿No están también aquí con nosotros sus hermanas? Y se escandalizaban de él”. Según Shanks era muy muy probable que este osario contuviera los restos de Santiago, el “hermano del Señor”  mencionado por Pablo (Gálatas 1:18-19): “ Después, pasados tres años, subí a Jerusalén para ver a Pedro, y permanecí con él quince días; pero no vi a ningún otro de los apóstoles, sino a Jacobo el hermano del Señor”.

Desde entonces la noticia del osario alcanzó notoriedad mundial y aparecieron bastantes críticos. Algunos arqueólogos, sobre todo los israelíes, señalaban que el osario no procedía de una excavación controlada, que el origen era desconocido, puesto que simplemente apareció en manos  de un ingeniero y aficionado a la arqueología. La polémica ya estaba servida, con dos claras vertientes:

  • Por un lado se cuestionó la propiedad del osario, lo que involucra a Golan como posible transgresor de la ley de antigüedades judía de 1.978. Según ésta, toda pieza arqueológica encontrada a partir de 1.978 pasa automáticamente a ser propiedad del estado.
  • Por otro parte se cuestionó también la autenticidad del osario, aunque no por su antiguedad (del siglo I), sino por las inscripciones que apuntan a Jesucristo como  hermano del difunto cuyos huesos ocuparon el osario.

 

Las dudas respecto a la propiedad del objeto arqueológico

Las dudas sobre los derechos de propiedad de Golan surgen de ciertas incongruencias respecto al momento de la adquisición del osario. Inicialmente se difundió que lo había comprado en 1980 a un anticuario palestino, el cual lo consiguió de alguien que lo encontró en una cueva del valle de Cedrón. Pero posteriormente Golan manifestó que lo adquirió a mediados de los 70. No hay que ser muy suspicaz para pensar que el baile de fechas podría no ser más que una artimaña para eludir la ley de antigüedades judía del 78 y poder quedarse con el osario.

En 2003 le detuvieron por tráfico de antigüedades y por posesión de objetos arqueológicos robados. Se le acusó de falsificación y de compraventa de antigüedades falsificadas. Las sesiones del juicio duraron más de siete años. La transcripción acumula 12.000 páginas, con declaraciones de 138 testigos, y una sentencia de 475 páginas.

El 14 de marzo de 2012, Golan, junto con  Robert Deutsch, también acusado, fueron absueltos del delito de falsificación, puesto que según el el fallo, la acusación no pudo demostrar más allá de la duda razonable que el texto “Santiago, hijo de José, hermano de Jesús” fuese un fraude. En cambio, Golan sí fue declarado culpable de tráfico irregular de antigüedades y condenado a pagar una multa de 30.000 shekel (unos 6.200 euros) y a un mes de cárcel, que no los cumplió por haber estado ya en prisión preventiva antes del proceso.

Para la restitución del osario a Golan fue fundamental la aparición de una foto de mediados de los 70 anterior a la ley de antigüedades judía de 1.978. La foto incluye una estantería de su casa en la que aparece el osario con su inscripción. También incluye una foto de la novia de Golan de aquel entonces, una guía de teléfonos del 1.974 y varias publicaciones universitarias del Instituto de Tecnología de Israel, en el que Golan estudió entre 1.976 y 1.978. El papel de la foto también estaba fechado. La exnovia fue llamada a declarar, y no sólo se acordaba del osario, sino que también recordaba haber leído la inscripción, porque las palabras “bar Yosef” se parecían a su apellido de soltera, Mar-Yosef. Además, un ex agente de la unidad de fotografía del FBI, Gerald Richard, declaró que el papel en el que estaba impresa la foto había dejado de ser fabricado en 1979. Con tanta evidencia a favor, la foto fue admitida como una prueba genuina a pesar de las “reticencias por tantas casualidades” acumuladas en la foto: el osario cuestionado, la guía de teléfonos con el año a la vista, las publicaciones del Instituto de Tecnología en el que estudió entre el 76 y el 78, la presencia de otra foto de una novia de aquél entonces y el papel, que dejó de fabricarse en los años 70.

Así, pues, dado que no se pudo demostrar que Oded Golan fuera un falsificador ni que el texto del osario de Santiago fuese sea un montaje, el juez decidió la devolución del al coleccionista, que lo recibió el pasado 10 de noviembre.

 

Las dudas respecto a la autenticidad de las inscripciones

Las dudas sobre la autenticidad se centran en las inscripciones, la antigüedad no ha sido cuestionada.

Las opiniones sobre las inscripciones han sido muy diversas. El primer informe de expertos de 2003 se decantaba por la falsedad, lo cual sirvió de fundamento para el inicio de la causa penal en 2004, aunque como ya vimos, no consiguió que declarasen a Golan culpable de fraude.

Y es que la defensa presentó a los paleógrafos partidarios de la autenticidad. Estos se mantuvieron firmes en sus opiniones, incluido el mencionado Lemaire. Además, alguno de los expertos presentados por la acusación dudaron de sus anteriores posiciones. Uno de los que compusieron el comité de 2.003, Yoval Goren, pidió que se le permitiera examinar nuevamente el osario. El magistrado a cargo explicó que las manipulaciones sufridas por el osario de manos de los forenses de la Policía israelí para hacer un molde del texto habían sido tan agresivas que habían alterado el surco de las letras grabadas y la pátina que las cubría hasta tal punto que sería muy difícil realizar pruebas fiables en el futuro. El magistrado concluyó que no se podía afirmar con justicia si había fraude o no, puesto que varios especialistas de cualificación similar presentaban conclusiones contrapuestas.

Con el correr de los acontecimientos las dudas sobre la autenticidad del texto se fue centrando en la última parte de la inscripción: “... akhui di Yeshua”, (... hermano de Jesús). Se ha afirmado que esa segunda parte de la inscripción es un añadido de tiempos más actuales "debido a las diferencias en la profundidad, la claridad y el espacio entre caracteres" (Christopher Rollston, profesor del Instituto Albright de Investigaciones Arqueológicas de Jerusalén).

Pero también hay expertos que no comparten esa opinión: "La inscripción está escrita en la letra judía, con un instrumento afilado y creo que fue hecha por la misma mano. Es una inscripción auténtica." (Gabriel Barkay, Profesor de la Universidad Bar-Llan).

Y bueno, el mismo Golan aboga por su autenticidad (¡Cómo no!). Pero no “brindando al sol”, sino  aportantando como prueba la presencia de la pátina en el interior de las ranuras de la inscripción (donde es más difícil estropear la pátina por manipulaciones accidentales o provocadas), por lo que concluye que  "No hay duda de que es antiguo y existe la posibilidad de que perteneciera al hermano de Jesucristo".

 

Fuentes:

La noticia recogida en theguardian.com

Artículo en elcorreo.com

Informe final de 2.003 de la comisión expertos sobre la autenticidad del osario.

 

Contacto

BíblicaMente.org

informacion@biblicamente.org

Sitio de búsqueda

Etiquetas FAVORITAS

Historicidad de la Biblia

Ateísmo

Si deseas comentar alguna página, pincha aquí e indícamelo en el mensaje.
Abriré ventana de comentarios para que opines libremente.
Te avisaré cuando esté disponible.

ESTADÍSTICAS WEBNODE
(Desde Nov/08)

3.828.048 Páginas visitadas
815.528 Total visitas
≈244.658 Visitantes únicos

 


 

Micro CHAT
Tú también puedes dejar mensajes, versículos, noticias,...

Pincha en "ayuda" (debajo del botón "publicar") para ver los códigos especiales: negrita, color e inserción de URL.

 

 

 

Un versículo para hoy

 

 

 


 

¡Ayúda a promocionar este sitio!
(Sin dar dinero)

 

 

(CC) Contenidos utilizables sin fines comerciales. Se agradece enlace a originales.

Creado con Webnode