La Biblia desde el siglo XXI

El camino de Judá a Edom

20.09.2021 00:00

Parece que finalmente se ha aclarado cuál era el camino que tomaron los judíos, israelitas y edomitas para someter a los moabitas, cuando el rey de estos se rebeló contra Jorán, rey de Israel, según puede leerse en 2ª Reyes 3:4-27.

“Entonces Mesa rey de Moab era propietario de ganados, y pagaba al rey de Israel cien mil corderos y cien mil carneros con sus vellones.

Pero muerto Acab, el rey de Moab se rebeló contra el rey de Israel [Joram, el hijo de Acab]. Salió entonces de Samaria el rey Joram, y pasó revista a todo Israel. Y fue y envió a decir a Josafat rey de Judá: El rey de Moab se ha rebelado contra mí: ¿irás tú conmigo a la guerra contra Moab? Y él respondió: Iré, porque yo soy como tú; mi pueblo como tu pueblo, y mis caballos como los tuyos. Y dijo: ¿Por qué camino iremos? Y él respondió: Por el camino del desierto de Edom.

Salieron, pues, el rey de Israel, el rey de Judá, y el rey de Edom; y como anduvieron rodeando por el desierto siete días de camino, les faltó agua para el ejército, y para las bestias que los seguían.

Aconteció, pues, que, por la mañana, cuando se ofrece el sacrificio, he aquí vinieron aguas por el camino de Edom, y la tierra se llenó de aguas”.
(2ªRe 3:4-9, 20)

 

Ya hace unos 60 años, los arqueólogos Yohanan Aharoni y Beno Rothenberg descubrieron dos sitios arqueológicos de la Edad del Hierro que asociaron a un camino de enlace entre zonas del desierto de Negev y zonas del sur de Judea. Este bien podría ser el camino usado por los aliados de Joram para enfrentarse a los moabitas.

Pero el arqueólogo Eli Cohen-Sasson de la universidad Ben-Gurion, cuestiona esa posibiliad en un reciente estudio sobre la carretera de Edom publicado recientemente en la revista académica Palestine Exploration Quarterly. Opina que esa ruta incluía algunos rodeos que alargarían inútilmente el viaje. “¿Por qué iba a gastar nadie medio día más de viaje cuando no es necesario?”, cuestiona Cohe-Sasson.

Ya estudiaba previamente otros caminos en el desierto del sur de Judea, aunque más antiguos, de la Edad del Bronce. Esto junto con el conocimiento de otro sitio arqueológico en Nahal-Gorer, despertó su interés por otros caminos. Al percatarse Cohen-Sasson que su equipo databa las cerámicas encontradas en el siglo noveno u octavo antes de Cristo, se cuestionó el origen del sitio que investigaban.

Lo encontrado en Nahal-Gorer, les orientó hacia la interpretación del geógrafo Menahem Markus. Éste pensaba que lo encontrado por Aharoni y Rothenberg eran dos caminos, y no sólo uno. Explica Cohen-Sasson: “Cuando iniciamos los trabajos, vimos que el yacimiento mostraba la existencia de dos caminos, porque Gorer se encuentra exactamente en la intersección entre ellos”.

En este punto, Cohe-Sasson, relaciona la existencia de estos dos caminos con la pregunta que Josafat (rey de Judá) hizo a Joram (rey de Israel), y la respuesta de este: “¿Por qué camino iremos? Y él respondió: Por el camino del desierto de Edom”.  Explica Cohe-Sasson : “Parece que ya está implícito en la Biblia. Si el camino hubiera sido solo uno, ¿por qué iba a preguntar el rey de Judá a su colega de Israel cuál debía tomar?”.

Inicialmente no consideré muy acertada esta explicación de Cohe-Sasson, puesto que al estar Israel al norte tanto del Mar Muerto, como de Moab, y Judea, justo limitando con Israel a la altura del borde del mar Muerto por su parte norte, me parecía más razonable pensar que el camino para la incursión entrase en Moab por el norte (véase mapa político de aquella época).

Pero al considerar que los edomitas estaban tanto al sur de Judá como de Moab, ya no me pareció tan desacertada la explicación. Y al comprobar las posibilidades de que una entrada a Moab por el norte, atravesando los aliados de Israel el río Jordán cerca de su desembocadura en el Mar Muerto, me di cuenta que para los ejércitos aliados con Israel no habría sido tarea fácil. Actualmente el caudal del Jordán ha disminuido mucho como consecuencia de la sobreexplotación de sus aguas, pero históricamente su caudal rondaba los 41m³/seg (1300 Hm³/año). Algo así como 4 veces más caudaloso que el Urumea, para que los lectores euskaldunes se hagan una idea). Por aquellas fechas no había puentes (los romanos fueron los primeros en atravesarlo con puentes), por lo que sólo podría atravesarse con barcas o por vados y según qué épocas. Así que no parecía muy factible la invasión desde el norte (Recuerda: cuando las tropas de Josué lo atravesaron para invadir la tierra prometida, Jehová separó las aguas para que pudieran pasar los israelitas (Josué 3:13-17))

Así pues, probablemente habría desde la parte sur de Judea dos posibles caminos alternativos, y de ahí la pregunta de Josafat a Joram: “¿Por qué camino iremos?

Con lo que tanto Menahem Markus como Cohe-Sasson están en lo cierto: lo que encontraron Aharoni y Rothenberg no era un camino, sino dos, que confluyen en Gorer, como sostiene Cohe-Sasson

Así, pues, nuevo apoyo de la arqueología a la historicidad de la Biblia: El que escribió 2Re 3:4-9,20 no se estaba ideando un diálogo ficticio entre Josafat y Joram. Y la pregunta de Josafat tampoco era un sinsentido: existían dos rutas posibles para abordar a los moabitas.

La noticia en The Jerusalem Post

 

Contacto

BíblicaMente.org

informacion@biblicamente.org

Sitio de búsqueda

Etiquetas FAVORITAS

Historicidad de la Biblia

Ateísmo

Si deseas comentar alguna página, pincha aquí e indícamelo en el mensaje.
Abriré ventana de comentarios para que opines libremente.
Te avisaré cuando esté disponible.

ESTADÍSTICAS WEBNODE
(Desde Nov/08)

6.335.072 Páginas visitadas
1.417.428 Total visitas
≈425.228 Visitantes únicos

 

 

Un versículo para hoy

 

 

 


 

¡Ayúda a promocionar este sitio!
(Sin dar dinero)

 

 

(CC) Contenidos utilizables sin fines comerciales. Se agradece enlace a originales.

Creado con Webnode