La Biblia desde el siglo XXI

El Éxodo 22: El sucedáneo del Dios hebreo: Atón

23.07.2021 00:00
<-- Primer post de esta serie
<-- Post anterior Post siguiente -->
Índice de todos los posts de esta serie

Terminaba el post anterior afirmando que, además de en Manetón, también en la mente de otro importante egipcio recaló el concepto de "un dios al estilo hebreo": único, inmaterial y sin posibilidad de representación sensible. De este personaje nos ocuparemos hoy.

Se trata de un ilustre egipcio cuya concepción de la divinidad se alejaba mucho de las ideas "teológicas" que sus compatriotas siempre mantuvieron y seguirían manteniendo tras su muerte. Pero al menos consiguió imponer su concepto de divinidad durante la mayor parte de su reinado, pues era faraón.

Me refiero a Akenatón, que, al declarar a Atón como único Dios, estableció la primera y única religión monoteísta que tuvieron los egipcios durante unos pocos años. Tras la muerte de Akenatón sus sucesores retornaron al politeísmo en pocos años.

Antecedentes

Atón ya formaba parte del elenco de dioses egipcios, pero fue Akenatón el que le “promocionó” a Dios único al estilo del “Dios hebreo”. Pero antes de Akenatón ya circulaban ideas "monoteístas" en Egipto. 

Durante el gobierno de su padre y antecesor en el trono, Amenofis III, se plantearon esta cuestión, bien sea por razones políticas, o por convicciones teológicas. En cualquier caso, es significativo el momento en el que surgen esas ideas en la mente de los egipcios.

Y es que el Atonismo, nombre de esta religión, mantenía que sólo existe un Dios, Atón, cuyos hijos y profetas en la tierra eran Akenatón y su esposa Nefertiti. Solo ellos podían adorarlo directamente, siendo a su vez los intermediarios de la adoración de los mortales.

¿No os recuerda esta teología y está liturgia a algo ya visto por los mismos egipcios, pero en las prácticas de otro pueblo diferente?

A mí sí. Me recuerda mucho al Dios Jehová de los israelitas y a sus dos representantes: Moisés y Aarón.

 

El conflicto de fechas, nuevamente

Nunca he oído o leído que se asocie de alguna manera el culto a Atón implantado por Akenatón a los israelitas ni al Dios de los hebreos. Posiblemente porque Akenatón era anterior a Ramsés II. Y dado que mayoritariamente se asocia el Éxodo y a sus protagonistas con la época de Ramsés II, supongo que no es muy factible considerar esa posibilidad.

Pero en toda esta serie de post sobre el documental "Patrones de Evidencia: el Éxodo" ya hemos visto que la presencia de los israelitas entre los egipcios fue bastante anterior al reinado de Ramsés II. Y como se puede observar en la cronografía que adjunto, también anterior al reinado de Akenatón. 

Según esto, la influencia de la cultura hebrea en la germinación de la idea de un "Dios al estilo de Akenatón" entre el mismo Akenatón, su padre y consejeros no solo es factible, sino incluso muy probable. Pues no hay que olvidar que la idea del “Dios al estilo de Akenatón" es muy similar a la idea del “Dios al estilo hebreo”.

Veamos la cronografía que hemos usado en anteriores post actualizada con la inclusión del periodo de gobierno de Akenatón (con fondo amarillo):


(Podeís pedir a vuestro navegador que abra la imagen en nueva pestaña para verla con mejor resolución)

Los inductores de la revolución teológica de Akenatón

Si observas la cronografía, la salida de los israelitas de Egipto se produjo unos 90 años antes de que Akenatón ocupara el trono.

Teniendo en cuenta que ya durante el gobierno de su padre circulaba por la corte la idea de una teocracia monoteísta, no es difícil imaginar las razones que indujeron a los gobernantes la idea de que mejor les hubiera ido con un “Dios al estilo hebreo”, que no con un “elenco de dioses al estilo egipcio”:  las plagas que obligaron la liberación de los israelitas (unos cien años antes) y el dominio de los Hicsos, (unos doscientos años antes; recordad lo que vimos en el anterior post).

 

El origen de las "ocurrencias"

El que a los egipcios del siglo XIV antes de Cristo se les pudiese ocurrir a “ellos solitos” el concepto de un Dios único, excluyente de cualquier otro tipo de divinidad, inmaterial e imposible de representación sensible puede parecernos muy verosímil hoy día. Pues estamos muy acostumbrados a recibir informaciones de muy diversas fuentes que nos hablan de nuevos inventos, nuevas tecnologías, nuevas ideas, etc. 

Pero no hay que olvidar que nunca las novedades surgen “de la nada”, por generación espontánea. Los frutos de nuestra mente surgen por evolución de nuestras propias ideas, enriquecidas por la nueva información que recibimos y por el contraste entre ellas. 

A estas alturas del siglo XXI después de Cristo, ya tenemos acumulado un acerbo inmensamente grande de informaciones, conceptos, técnicas, marcos conceptuales propios y ajenos, etc. de los que inconscientemente somos tributarios. 

Y cantidad de veces nos vienen “ocurrencias” de las que nos creemos autores independientes, cuando en el fondo son el fruto del amalgamado de ideas embebidas de ese inmenso pozo de la cultura propia y de la de otras sociedades con las que mantenemos contacto.

 

La imposible ocurrencia de Akenatón

Hace 35 siglos (en el XIV AC) ni la humanidad en general, ni los egipcios en particular tenían acceso a ese inmenso semillero de ideas y conceptos. 

En este sentido, son entendibles los primeros cultos a divinidades inspiradas en los fenómenos naturales, y por asociación más tardía, con las estructuras sociales que los humanos observaban en sus propios contextos. Es decir: en la sublimación de las experiencias naturales o sociales. 

En cambio, la conceptualización de un Dios de las características del de Akenatón o del Dios hebreo no era muy factible sobre la base de experiencias previas.

En el fondo, ni siquiera a Abraham se le “ocurrió” de la “nada” ese concepto de Dios. 

Surgió de su experiencia en el trato con Jehová (Génesis 12:1 y siguientes). 

Más bien diría yo que fue una revelación, que no un descubrimiento. Léase este post.

 

Otra evidencia de los israelitas en Egipto: el Atonismo

Así, pues, al igual que el sabio aprovechamiento del agua en Andalucía y Levante mediante acequias testimonia el paso de los árabes por la península; o los cultos católicos en América Latina apuntan al periodo colonial español por aquellas tierras; la implantación de una religión monoteísta en el siglo XIV antes de Cristo apunta a la influencia de la cultura hebrea sobre la egipcia durante 4 siglos. 

Una confirmación más de la historicidad de la Biblia.

 

 

Artículos de Wikipedia sobre Anaketón, Atón y el Atonismo:

Anaketón

Atón

Atonismo

Enlace al documental : "Patrones de evidencia: El Éxodo".

 

<-- Primer post de esta serie
<-- Post anterior Post siguiente -->
Índice de todos los posts de esta serie

 

Contacto

BíblicaMente.org

informacion@biblicamente.org

Sitio de búsqueda

Etiquetas FAVORITAS

Historicidad de la Biblia

Ateísmo

Si deseas comentar alguna página, pincha aquí e indícamelo en el mensaje.
Abriré ventana de comentarios para que opines libremente.
Te avisaré cuando esté disponible.

ESTADÍSTICAS WEBNODE
(Desde Nov/08)

6.147.233 Páginas visitadas
1.356.279 Total visitas
≈406.883 Visitantes únicos

 

 

Un versículo para hoy

 

 

 


 

¡Ayúda a promocionar este sitio!
(Sin dar dinero)

 

 

(CC) Contenidos utilizables sin fines comerciales. Se agradece enlace a originales.

Creado con Webnode