La Biblia desde el siglo XXI

El Éxodo: ¿desprecio de evidencias por confusión de épocas?

13.08.2019 00:00
  Post siguiente -->

Te imaginas tener una importante entrevista de trabajo a las 9 de la mañana, presentarte puntualmente, y tras esperar media hora, dejarlo para otro día. Y al siguiente día, misma historia. Normal que "pases" del responsable de personal y de ese posible empleo.

Menuda faena. Sobre todo, si la entrevista hubiese sido en Londres y te hubieses tenido que desplazar desde Zaragoza. Supongo que se te habrían quitado las ganas de tratar con la empresa en cuestión.

Bueno, eso mientras no te hubieses dado cuenta que el problema no era de la empresa, sino tuyo.Tuyo por no haber ubicado correctamente la cita en el tiempo.

Sí, por haber cometido un error muy similar al que han cometido muchos arqueólogos al tratar de ubicar en el tiempo las peripecias de los israelitas por Egipto y su posterior Éxodo.

Tu error habría sido de una sola hora. Mientras que el error cometido por una buena cantidad de arqueólogos ha sido de algunos cientos de años. Entre dos y tres siglos. Tantos, que supone ubicar la estancia de los israelitas en Egipto en el Imperio Nuevo en vez del Imperio Medio.

La explicación del error que hubieses cometido caso de haber protagonizado la anécdota del principio está en la diferencia horaria entre España e Inglaterra. Lo cierto es que difícilmente se puede caer en ese error. Y de cometerse, con facilidad se toma conciencia del mismo.

En cambio, la explicación del error de bastantes arqueólogos al ubicar el Éxodo en el imperio Nuevo, en tiempos de Ramses II, está en...

... Está en...

... Bueno, si el origen del error de estos arqueólogos estuviese muy claro, supongo que hace tiempo ya habrían rectificado. De todar formas, acabaremos tratanto este asunto.

Pero aun así me extraña que sabiéndose de otros expertos descubridores de claves precisas que engarzan los relatos bíblicos con evidencias arqueológicas no cuestionen sus posturas y revisen los fundamentos que las sostienen.

Esto me recuerda a una excursión que hice por los alrededores de Aduna (en Guipúzcoa). Nunca antes había yo subido por el monte elegido. Y como me sentía eufórico en aquel día, decidí adelantarme en la subida tras consultar a mis amigos los desvíos a tomar para llegar al destino acordado.

Dado que excepcionalmente en aquel día la euforia anímica se vio acompañada de energía física, llegué rápido a destino y descansé esperando unos minutos que acabaron en más de media hora. Convencido ya que yo no podía ser "tan buen trepador", inicié el descenso con más enfado que preocupación. Al poco rato encontré a mis colegas, que, preocupados por mi ausencia del sitio acordado, me daban por perdido y estaban buscándome. Y cierto, ellos si llegaron al sitio, mientras que yo acabé en otro lugar.

No pudimos aclarar qué punto me indicaron incorrectamente o donde equivoqué yo el camino, pero lo cierto es que yo no acerté en la ubicación, mientras que ellos si llegaron a destino.

Algo similar ocurre con las evidencias arqueológicas sobre la estancia hebrea en Egipto y el Éxodo: Algunos observan muchas evidencias arqueológicas que relacionan con los relatos bíblicos. Otros no consiguen conectar esas mismas evidencias..., simplemente porque ubican temporalmente a los israelitas que bajaron a Egipto en una época diferente de la historia de ese país. ¿Quiénes se equivocan? Y los que se equivocan, ¿dónde radican su error?

Al menos la “evidencia racional” debiera mover a la reflexión: Si no encuentro en el sitio que yo busco (me refiero a sitio cronológico, periodo de tiempo), pero otros sí encuentran buscando en sitio diferente, ¿qué menos que cuestionar si estoy buscando en la ubicación temporal correcta?

Reconozco que también fui terco, y tras la anécdota de la excursión por la montaña siempre mantuve que "respecto a las instrucciones que me habían dado", los perdidos habían sido ellos, puesto que yo las seguí al pie de la letra.

En esto me parezco a los arqueólogos que buscan rastros de los hebreos en el Imperio Nuevo de Egipto. Como ellos mismos manifiestan, no se sienten movidos a revisar los fundamentos cronológicos que hasta ahora mayoritariamente se han mantenido respecto a la historia de Egipto. Quizás convendría recordarles esta frase de Popper: “Lo que caracteriza al hombre de ciencia no es la posesión del conocimiento o de verdades irrefutables, sino la búsqueda desinteresada e incesante de la verdad.“  (Karl Raimund Popper).

En algunos de los últimos posts que he traído sobre la historicidad de la Biblia he incluido la coincidencia cronológica como uno más de los puntos de evidencias indiciarias que establecen la conexión entre los objetos arqueológicos hallados y los posibles relatos bíblicos relacionados. Y siempre lo he tratado superficialmente, puesto que daba por sentado que es un tema tan evidente y bien dominado por la generalidad de expertos, que no da lugar a debates. 

Pero esto que estamos viendo en este post pone de manifiesto que la cronología de hechos no es un tema bien dominado (al menos en lo relativo al Éxodo). Y, además, de gran importancia por el sesgo que puede dar en la interpretación de los hallazgos. 

Si ya es difícil encontrar evidencias arqueológicas que avalen la historicidad de la Biblia, muy penoso resulta desaprovecharlas porque los afortunados expertos que las hallaron no las relacionan con la Biblia..., simplemente porque “pensaban que el acontecimiento en cuestión sucedió en otra época”.  

Y claro, si ellos no lo relacionan, tampoco se proyectan esos descubrimientos en los medios de divulgación general, por lo que no trascienden al gran público. Esto explica el que muchos de los descubrimientos relacionados con la estancia de los israelitas en Egipto y el Éxodo no los hubiese conocido antes de ver el documental que dio origen a este post...

Porque, ¿de dónde saco yo que hay un montón de expertos que se obcecan en ubicar la estancia de los israelitas en Egipto y el posterior Éxodo en el Imperio Nuevo, y otros (parece que en menor cantidad) que lo sitúan en el Imperio Medio? ¿Y que los primeros no consiguen encajar la historia biblica con la arqueología, y los segundos sí, y con mucho éxito?

Pues todo esto lo he sacado de la 2 (Para los que lean fuera de España, me refiero a la segunda cadena de televisión pública española). En el espacio “Documenta 2” han pasado recientemente un estupendo documental de unas dos horas, dividido en dos capítulos.  Se titula “Patrones de evidencia: EL Éxodo”, y ha sido dirigido y producido por Timothy P. Mahoney. Allí se explica de forma muy amena cómo se han descubierto muchas evidencias que encajan perfectamente con el relato bíblico “siempre y cuando” se consideren que estos sucedieron durante el imperio Medio de Egipto, y cómo difícilmente se pueden relacionar si es que se considera que los israelitas llegaron a Egipto durante el Imperio Nuevo.

Adjunto enlace al documental  "Patrones de evidencia: El Éxodo" subido a Youtuve por "El Nihilista".

 

  Post siguiente -->

 

 

Contacto

BíblicaMente.org

informacion@biblicamente.org

Sitio de búsqueda

Etiquetas FAVORITAS

Historicidad de la Biblia

Ateísmo

Si deseas comentar alguna página, pincha aquí e indícamelo en el mensaje.
Abriré ventana de comentarios para que opines libremente.
Te avisaré cuando esté disponible.

ESTADÍSTICAS WEBNODE
(Desde Nov/08)

5.556.070 Páginas visitadas
1.176.748 Total visitas
≈353.024 Visitantes únicos

 

 

Un versículo para hoy

 

 

 


 

¡Ayúda a promocionar este sitio!
(Sin dar dinero)

 

 

(CC) Contenidos utilizables sin fines comerciales. Se agradece enlace a originales.

Creado con Webnode