La Biblia desde el siglo XXI

Evidencias de ajusticiamientos por crucifixión

15.03.2019 00:00

EL año pasado, por abril, se publicó en researchgate.net un estudio de investigadores italianos en el que explican sus conclusiones respecto unos restos encontrados que confirmaría la práctica romana de tortura mortuoria que sufrió el mismo Jesucristo: la crucifixión agónica colgado de un madero.

El esqueleto en cuestión se encontró en el año 2007, pero los expertos italianos han vuelto sobre ellos, datándolos con una antigüedad de 2000 años.

Lo básico sobre la crucifixión.

Probablemente cualquier lector de esta web sabe suficiente sobre la tortura mortuoria de la crucifixión. Pero dado que esta web aspira a ser leída por personas alejadas de la Biblia y de la religión, incluyo unas muy someras indicaciones:

El objetivo de la crucifixión era conseguir una muerte lenta y muy dolorosa con el fin de disuadir a otros posibles malhechores. El método consiste básicamente en colgar al torturado en un madero (la típica forma de “cruz”) mediante clavos o cuerdas o una combinación de ambos. Los Romanos los emplearon durante varios siglos para ajusticiar reos, pero otras culturas también emplearon métodos similares.

Las evidencias arqueológicas

Cierto que hay bastantes documentos antiguos que hacen referencia a la práctica de la crucifixión (incluido el Nuevo Testamento). Pero evidencias arqueológicas hay muy pocas. De hecho, este caso que nos ocupa es el segundo encontrado.

El primer caso

El primer hallazgo arqueológico en relación a posibles crucificados fue un descubrimiento de 1968, en Jerusalén. El arqueólogo Vassilios Tzaferis encontró restos de huesos en una tumba judía. Les dataron una antigüedad de 2.200 años, y se concluyó que pertenecieron a un joven de poco más de 20 años y a un niño de no más de 4 años.  El joven tenía un clavo de 18 centímetros en el hueso del talón. Junto al clavo se encontraron restos de madera de olivo, lo cual apunta a una crucifixión.

El segundo caso

Éste segundo caso que nos ocupa se difundió el año pasado. Corresponde a un hombre de unos 30 años encontró en Italia, cerca de Venecia.

La datación

Los restos no estaban en muy buenas condiciones, lo que impidió la tasación por radiocarbono. Pero el contexto y los restos de ladrillos y cerámicas encontrados junto al esqueleto han permitido atribuirles una antigüedad de 2.000 años, como indiqué al principio.

Las señales de una crucifixión

A pesar de las malas condiciones de los restos, una de las autoras del informe antes mencionado (Emanuela Gualdi) informó a estense.com: "En el caso específico, a pesar de las malas condiciones de conservación, podríamos demostrar la presencia de signos en el esqueleto que indican una violencia similar a la crucifixión".

La evidencia de clavo en los pies

En este mismo sentido, también para estense.com, la Dra. Nicoletta Onisto aclaró que "El talón derecho (el único preservado) muestra inequívocamente una lesión …, confirmando la hipótesis de un ajusticiamiento mediante crucifixión ". Y es que el talón derecho muestra que el ajusticiado padeció una herida coherente con lo que se esperaría observar en un crucificado: En los restos se puede observar un orificio que atraviesa totalmente el hueso del talón.

El detalle de la marginalidad del crucificado

Otro detalle de la tumba apoya la hipótesis de que los restos corresponden a un crucificado: Estaba totalmente vacía, salvo los restos humanos. Esto indica que el cadáver tuvo muy pocos signos de compasión, amistad o cariño; lo propio de un malhechor o un esclavo. En este caso es Ursula Thun Hohenstein quien aclara: "Este tipo de ejecución fue generalmente reservada para los esclavos. La misma marginación de la sepultura induce a pensar que era un individuo considerado peligroso y rechazado por su sociedad, que lo rechazó incluso después de la muerte".

Reflexiones sobre "lo que no se ha encontrado"

Conforme a la iconografía tradicional en relación a Jesús crucificado, se esperaría encontrar también evidencias de la crucifixión en las manos.

Sobre las evidencias de lesiones en las manos

Pero difícilmente podrían haber quedado evidencias de lesiones de clavos en las manos.

Primero, porque no se hincaban clavos por las manos. Pero suponiendo que algún verdugo despistado hubiese clavado por las manos, dado el grosor de los huesos de las manos, lo más probable es que éstos se hubiesen desplazado permitiendo el paso de los clavos durante los golpes. Así, pues, actualmente no encontraríamos evidencias de huesos rotos por los clavos.

Cuando se sujetaban los brazos con clavos, los verdugos no los hincaban en las manos, puesto que el peso del cuerpo del crucificado habría desgarrado las partes blandas escurriéndose el clavo entre los huesos de los dedos contiguos. Los clavaban intentando hacerlos penetrar justo debajo de las muñecas, penetrando el clavo entre el cúbito y el radio, con lo que estos huesos no quedaban fracturados. De esta forma la sujeción quedaba mejor asegurada gracias al conjunto de huesecillos que conforman la muñeca fuertemente aglomerados y sujetos al cúbito y al radio mediante una buena cantidad de ligamentos.

Está claro que metiendo los clavos como he apuntado arriba, ninguna evidencia quedaría en los restos humanos, pues las partes blandas del organismo desaparecen completamente al poco tiempo de la sepultura. Sería imposible hoy día encontrar ligamentos o piel dañados por los clavos.

¿Evidencias de clavos en manos o muñecas?

¿Y los mismos clavos? ¿No tendrían que estar en la tumba, cerca de las muñecas y manos?

Pues no. Lo lógico es pensar que los clavos quedaron clavados en el madero que sirvió de soporte al crucificado. Ninguna necesidad había de sacarlos del madero para dejarlos junto al cadáver en la sepultura. Bueno, dejarlos en el madero, o quizás recuperados para una siguiente crucifixión; porque en aquella época los clavos no eran tan baratos como hoy día.

Por otra parte, tampoco es preciso centrarse en los clavos que sujetaban los brazos, puesto que también era muy habitual sujetar a los crucificados con cuerdas. En especial para los brazos.

Para los pies: clavos, si querían ser efectivos

Los pies si requerían sujeción de clavos. Piénsese que la sujeción de pies mediante cuerdas no era un método efectivo de sujeción, puesto que la atadura se tenía que realizan en el madero vertical. En esa posición una atadura de cuerdas no queda segura, pues el lazo de la cuerda podría resbalar hacia abajo por el madero. Para esta sujeción en los pies es mucho más seguro y efectivo utilizar un buen clavo hincado en el madero. De esa forma no existía riesgo de deslizamiento de la sujeción de pies.

Para los os brazos: bien estaban con cuerdas, que eran más baratas

Ahora bien, sujetar los brazos del crucificado con cuerdas, además de más barato y rápido, era igual de seguro que sujetar con clavos. Porque los brazos no se sujetaban en el madero vertical, como los pies, sino en el madero horizontal. Y la atadura en este madero no corría ningún riesgo de deslizarse hacia abajo, por lo que la sujeción por los brazos quedaba perfectamente segura.

 

La noticia en timesofisrael.com

La noticia en estense.com

(Recordad: Con Chrome se puede traducir en la misma página web)

Acceso al informe de los expertos:

Gualdi, Emanuela & Thun Hohenstein, Ursula & Onisto, Nicoletta & Pilli, Elena & Caramelli, David. (2018). A multidisciplinary study of calcaneal trauma in Roman Italy: a possible case of crucifixion?. Archaeological and Anthropological Sciences. 10.1007/s12520-018-0631-9

 

 

Contacto

BíblicaMente.org

informacion@biblicamente.org

Sitio de búsqueda

Etiquetas FAVORITAS

Historicidad de la Biblia

Ateísmo

Si deseas comentar alguna página, pincha aquí e indícamelo en el mensaje.
Abriré ventana de comentarios para que opines libremente.
Te avisaré cuando esté disponible.

ESTADÍSTICAS WEBNODE
(Desde Nov/08)

4.742.186 Páginas visitadas
1.019.488 Total visitas
≈305.846 Visitantes únicos

 


 

Micro CHAT
Tú también puedes dejar mensajes, versículos, noticias,...

Pincha en "ayuda" (debajo del botón "publicar") para ver los códigos especiales: negrita, color e inserción de URL.

 

 

 

Un versículo para hoy

 

 

 


 

¡Ayúda a promocionar este sitio!
(Sin dar dinero)

 

 

(CC) Contenidos utilizables sin fines comerciales. Se agradece enlace a originales.

Creado con Webnode