La Biblia desde el siglo XXI

Montando el escenario de los sucesos en Siló

09.08.2018 00:00

Leyendo un artículo sobre trabajos arqueológicos ha venido a mi memoria el post sobre la "barca de Jesús" que publiqué hace ya varios años. Allí comentaba la labor “segundona” de la arqueología cuando simplemente permite reconstruir física y realmente el escenario de fondo donde transcurrieron los relatos bíblicos.

Explicaba la idea de que algunos descubrimientos arqueológicos no tienen la suficiente entidad como para apoyar la historicidad de la Biblia por sí solos, pero junto a otros adquieren notoriedad por "sinergia corporativa". Considerados individualmente, sólo se observan "granos" dispersos. Pero valorados conjuntamente surge un mosaico que no sólo ilustra los escenarios bíblicos, sino que refuerza vigorosamente la historicidad de la Biblia por la perfecta coherencia entre lo narrado en la Biblia y los escenarios que los arqueólogos hoy día pueden montar en base a esos pequeños descubrimientos. 

Así, pues, no es cuestión de despreciarlos, sino de ir juntándolos para armar el escenario de los acontecimientos bíblicos que otros descubrimientos de más envergadura sí son capaces de sustentar sólidamente. Como, por ejemplo, los rollos del mar muerto, el osario de la familia de Caifás, las tablillas de Sippar, el palacio de David, etc. Puedes repasar los posts con la etiqueta "historicidad Biblia". Allí encontrarás una lista [no exhaustiva, en absoluto] de descubrimientos arqueológicos, tanto relevantes como más "modestos".

Pues bien, el artículo antes mencionado se centra en la labor de recopilación de multitud de objetos que un grupo de arqueólogos dirigidos por el Dr. Scott Stripling están realizando en la antigua ciudad bíblica de Siló (no confundir con el estanque de Siloé). Allí distribuyó Josué las tierras entre las tribus israelitas y fue sede del tabernáculo. También capital de la nación durante unos tres siglos. El Dr. Scott Stripling explica que: «Esta fue la primera capital del antiguo Israel», y añade que «Los relatos [bíblicos] no son mitología. Las monedas que excavamos hoy son de Herodes el Grande; Poncio Pilato; Thestos; Félix; Agripa I y Agripa II».  La Biblia habla de estas personas, y de lo que se extrae en el sitio arqueológico emerge una representación fidedigna de los escenarios de los acontecimientos sucedidos hace cientos de años con la cual los relatos bíblicos mantienen perfecta coherencia.

Esa imagen o representación que está elaborando el equipo del Dr. Stripling no sólo surge de las monedas. También hay un muro fortificado, las monedas mencionadas y casi dos millares de piezas cerámicas. Entre otras, el Dr. Stripling se refiere a unas concretas: «Esas son asas de tinajas de piedra. ¿Recuerda el primer milagro de Jesús en Canaán? Había tinajas de piedra llenas de agua. Esta era la cultura ritual de la pureza del primer siglo».

Opina el Dr. Stripling que excavar en lugares bíblicos permite cambiar la vida. «Usted puede leer la Biblia, usted puede caminar por los lugares de la Biblia, pero el último paso es cavar la Biblia».

Abigail Leavitt, alumna de la Universidad de Pikeville (EEUU), que trabaja de  voluntaria en la excavación  afirma: «Es agotador y agotador, pero realmente gratificante. Es emocionante encontrar cosas antiguas, cosas que nos han estado esperando durante miles de años. Ahora leo la Biblia de una forma totalmente diferente a como lo hacía antes de venir aquí. Ahora que conozco los lugares, sé lo que está pasando. Entiendo más profundamente la Biblia. Especialmente los relatos sobre lugares que los arqueólogos antiguamente afirmaban que eran contradichos por la arqueología. Pero cuando cavamos aquí, descubrimos que todo concuerda. Lo lees en la Biblia, cavas en la tierra, y allí lo encuentras».

En relación a este importante aspecto de la coherencia entre los escrito y lo encontrado en las excavaciones, Stripling explica que: «La arqueología no pretende probar o refutar la Biblia. Lo que queremos hacer es iluminar el texto bíblico, el fondo del texto, para situarlo en un contexto del mundo real, en lo que entendemos como verosimilitud». Añadió «De entonces obtenemos una descripción literaria antigua. Ahora descubrimos una cultura material que coincide con aquella». 

Remontando  consecuencias más allá de las evidencias materiales, Stripling concluye: «Si la Biblia es verdadera, entonces el Dios de la Biblia tiene una reivindicación moral en nuestras vidas. Cuando establecemos la veracidad del texto bíblico – espero que todos piensen en eso – vemos que Dios nos ama y tiene una reivindicación moral en nuestras vidas».

 

El artículo en cbn.com (Recuerda: Al navegador Chrome y también a  Chromium puedes pedirle que traduzca la página).

 

 

Contacto

BíblicaMente.org

informacion@biblicamente.org

Sitio de búsqueda

Etiquetas FAVORITAS

Historicidad de la Biblia

Ateísmo

Si deseas comentar alguna página, pincha aquí e indícamelo en el mensaje.
Abriré ventana de comentarios para que opines libremente.
Te avisaré cuando esté disponible.

ESTADÍSTICAS WEBNODE
(Desde Nov/08)

4.362.695 Páginas visitadas
892.461 Total visitas
≈267.738 Visitantes únicos

 


 

Micro CHAT
Tú también puedes dejar mensajes, versículos, noticias,...

Pincha en "ayuda" (debajo del botón "publicar") para ver los códigos especiales: negrita, color e inserción de URL.

 

 

 

Un versículo para hoy

 

 

 


 

¡Ayúda a promocionar este sitio!
(Sin dar dinero)

 

 

(CC) Contenidos utilizables sin fines comerciales. Se agradece enlace a originales.

Creado con Webnode