La Biblia desde el siglo XXI

El efecto de las "casas viejas"

09.06.2018 00:00
<-- Post anterior Post siguiente -->

Hace dos semanas comentamos el informe publicado en la revista Radio-carbono (universidad de Cambridge) sobre los trabajos de sus autores (Avraham Faust y Yair Sapir) en  el sitio de Tel'Eton, a unos 20 kilómetros al sureste de la ciudad de Kiryat Gat en Israel.

En ese post me centré en el fundamento arqueológico que aportaba a la historicidad del reinado de David. Como expliqué, no a la historicidad de la existencia real de David como individuo, sino a la realidad de sus importantes dominios como rey tal como son descritos en la Biblia.

Pero en el mencionado informe, Abraham y Jair tratan un segundo aspecto de sus trabajos al cual decidí dedicar un post específico para que su importancia no quedase diluida con el tema de la historicidad del reino de David que describe la Biblia. Es lo que denominan "el efecto de las casas viejas". ¿De qué se trata?...

       En síntesis

La historia de las edificaciones antiguas tiene una importante influencia en la posterior distribución de los hallazgos arqueológicos. En concreto, los sucesos devastadores, como guerras, terremotos, incendios, etc.  se reflejan de una forma desproporcionadamente alta en el registro arqueológico.

Esto implica que la “película” que se deduce de la historia pasada en base al registro arqueológicos no coincide con la “película” representativa de la realidad histórica según sucedieron los hechos. Hablando en lenguaje cinematográfico, las catástrofes “chupan más cámara” que la cotidianidad a la hora de montar la película de la historia pasada si sólo se recurre al registro arqueológico.

       El fenómeno explicado

La mecánica que explica este fenómeno es fácil e entender: Desde que una casa se construye y se inicia su ocupación, la misma dinámica vital de sus habitantes elimina paulatinamente los restos factibles de servir a los modernos arqueólogos para fechar los acontecimientos relacionados.

Por ejemplo, para datar con el método del carbono-14 remanente, los restos a datar deben provenir de organismos que estuviesen vivos, como pueden ser restos de alimentos, huesos de animales o personas, trozos de maderas empleadas en mobiliario o construcción, y poco más. Evidentemente, los consecutivos habitantes de una casa se van deshaciendo de este tipo de restos en vertederos o cementerios, pues nadie quiere habitar en una casa llena de desperdicios o cadáveres de animales o familiares. Y sobre los elementos de madera, una vez que dejan de ser cuidados con esmero para alargar su utilidad, en pocos años se degradan, con lo que difícilmente se encontrarán objetos de madera centenarios factibles para dataciones arqueológicas. Algo similar sucede con los objetos cerámicos, que aunque no se les puede aplicar el método del carbono-14 remanente, sí cuenta con métodos alternativos para datar la fecha en que fueron cocidos. Pues bien, este tipo de objetos, aunque pueden durar decenas de años, también acaban deteriorándose, con lo que son arrojados fuera de las zonas habitables o utilizados como cascajos en trabajos de mampostería.

En cambio, a todos pilla desprevenidos cuando ocurre una desgracia (guerra, terremoto, incendio, etc.). Y tanto los alimentos, como los restos, las vajillas, el mobiliario y los cadáveres quedarán intactos. Todo tal cual vivían en el momento de la catástrofe. Recuerda el mejor ejemplo: La ciudad de Pompeya, destruida por la erupción del Vesubio en el año 79 DC. Todo queda a la espera de ser cubierto por la tenaz sedimentación y aguardando que cientos de años después un afortunado arqueólogo encuentre el rico filón al que querrá y podrá dedicar unos cuantos años de su carrera.

Todo tal cual estaba en el momento de la catástrofe. Sí, pero … ¿qué hay de los posibles vestigios de lo acontecido siglos antes? Prácticamente nada. Nada en el sitio, aunque sí en algún lugar. Probablemente en zonas no muy lejanas, aunque muy dispersos y de difícil localización. ¿Quién se anima a buscar agujas entre pajares? 

Este es el hándicap de las “casas viejas”,  que Avraham Faust y Yair Sapir describen en el informe que han publicado en la revista Radio-carbono. Por ser viejas y durar algunos cientos de años, los sucesivos habitantes se han ido preocupando de mantener un entorno lo suficientemente limpio como para que la estancia sea grata. Durante siglos, los posibles restos que en la posteridad podrían servir a los arqueólogos para fundamentar sus estudios han sido sistemáticamente retirados del sitio. Y así, hasta el momento que alguna catástrofe (o quizás  un simple derribo o abandono precipitado) deja “todo tal cual” estaba en el momento de la catástrofe o abandono. Así queda plasmada una especie de foto del momento catastrófico, con una “profundidad de campo” (hablando en términos fotográficos) de algunas decenas de años atrás. Pero de los siglos anteriores, prácticamente nada.

       Sus consecuencias

Evidentemente, si los sucesos catastróficos se reflejan con mucha mayor proporción en el registro arqueológicos, los sucesos no catastróficos (normalmente los más habituales) se reflejarán con mucha menor proporción. Todo el protagonismo que las catástrofes se llevan de más (y es mucho), la cotidianidad se lo lleva de menos. E incluso en una mayor proporción. Sí, porque este fenómeno afecta a la investigación arqueológica en dos aspectos:

        Escasez de descubrimientos arqueológicos.

Esto es la lógica consecuencia de la menor presencia en el registro arqueológico: donde poco hay, poco se puede sacar. Ya de por sí es un hándicap que disminuye considerablemente las posibilidades de confirmación arqueológica de los episodios históricos no catastróficos. Pero es que además...

        Desatención académica.

… Como consecuencia de la escasez de evidencias arqueológicas, los expertos tienden a desinteresarse de dichos trabajos.  Entiéndase: los arqueólogos también son humanos, y gustan de ver recompensados sus esfuerzos. Aún suponiendo que algún indicio se haya podido encontrar que apunte a algún acontecimiento de escaso reflejo en el registro arqueológico, poco incentivo tienen los expertos para dedicar meses e incluso años a un tema con dificultades para la localización de evidencias arqueológicas. Y como consecuencia de ello, para la elaboración de teorías fundamentadas en dicha escasez.

       Moraleja

Como bien explican Avraham Faust y Yair Sapir en su informe: los estudios sobre la casa del gobernador no sólo ilustran el efecto de las “casas viejas”, sino que es un buen ejemplo de lo aberrante que puede ser utilizar la fata de evidencias como argumento. Hasta ahora, los escépticos sobre el reino de David según lo describe la biblia argumentaban que no podías ser “porque no se habían encontrado evidencia de ello en el periodo que se supone vivió David”. Claro, no se encontraron evidencias por el “efecto de la casa vieja” que era la casa del gobernador. Pero la fortuna y el carbono-14 remanente han permitido evidenciar el error que mantenían los escépticos de reinado de David justamente por utilizar la falta de evidencia como argumento en contra de la existencia de un reino de David tal cual es descrito en la Biblia.

 

A continuación dejo enlace al informe de los expertos mencionados en el texto.

El informe de los expertos  Avraham Faust y Yair Sapir en la revista Radiocarbono.

Con Chrome podéis visualizar el anterior enlace traducido al castellano.

<-- Post anterior
<-- Post anterior Post siguiente -->

 

Contacto

BíblicaMente.org

informacion@biblicamente.org

Sitio de búsqueda

Etiquetas FAVORITAS

Historicidad de la Biblia

Ateísmo

Si deseas comentar alguna página, pincha aquí e indícamelo en el mensaje.
Abriré ventana de comentarios para que opines libremente.
Te avisaré cuando esté disponible.

ESTADÍSTICAS WEBNODE
(Desde Nov/08)

4.411.280 Páginas visitadas
906.560 Total visitas
≈271.967 Visitantes únicos

 


 

Micro CHAT
Tú también puedes dejar mensajes, versículos, noticias,...

Pincha en "ayuda" (debajo del botón "publicar") para ver los códigos especiales: negrita, color e inserción de URL.

 

 

 

Un versículo para hoy

 

 

 


 

¡Ayúda a promocionar este sitio!
(Sin dar dinero)

 

 

(CC) Contenidos utilizables sin fines comerciales. Se agradece enlace a originales.

Creado con Webnode