La Biblia desde el siglo XXI

La Biblia y el Clima Organizacional

24.11.2009 00:00

(Una colaboración de Faustino Vicente)

Al solicitársenos, en una de nuestras conferencias, que sugiriésemos la lectura de un libro especial que abordase conceptos y prácticas sobre clima organizacional, indicamos la Biblia – algo que pareció ser extraño – por la percepción equivocada que tienen las personas, del alcance y de la profundidad, de ese “Best Seller” cristiano – un legítimo manual sobre Calidad de Vida.

Visión, misión, valores, principios, normas de procedimientos y metas, cosas que consiguieron “status” organizacional en el siglo XX, se encuentran en las Sagradas Escrituras en forma explícita. Una de las primeras referencias se puede encontrar en el relato de la construcción del Arca de Noé. La Orden de Trabajo vino con todas las especificaciones técnicas: “Haz un arca de tablas de ciprés; en ella harás compartimientos y la calafatearás con brea por dentro y por fuera. De esta manera lo harás: de trescientos codos será el largo; de cincuenta, el ancho; y de treinta, el alto. Harás a su alrededor una abertura de un codo de altura; la puerta del arca la colocarás lateralmente; harás diferentes niveles en el arca: uno abajo, un segundo y un tercero” (Génesis 6:14 a 16).

En la actualidad, productos y servicios son desarrollados obedeciendo normas técnicas internacionales, cuyos certificados son verdaderos pasaportes para la inserción de las empresas en los negocios del mundo globalizado. Entre las habilidades gerenciales de Noé, se destaca su capacidad de planeamiento organizacional, disciplina táctica en el cumplimiento de un programa, “oído de mercader” ante las provocaciones de los incrédulos de siempre y una aguda percepción del aprovechamiento de las características individuales de cada uno de sus colaboradores. Formó un equipo, los motivó, asignó recursos, estableció procesos operacionales, distribuyó tareas, informó el plazo y gerenció el progreso del proyecto. Noé no fue apóstol de la burocracia.

Otro personaje histórico en la Biblia es José de Egipto – admirable administrador, (Génesis 41: 37 a 45) que puede ser comparado con un CEO (Chief Executive Officer) – Presidente Ejecutivo de la actualidad. Se hizo notable, principalmente, por la administración en su país de los períodos “de las siete vacas gordas y de las siete vacas flacas”, interpretados como años de abundancia y de escasez. En términos de relacionamiento inter personal, la vida de José es una de las que más conmueven y atraen en la historia.

Los lentos y silenciosos pasos de Moisés en el desierto lo colocaron en la galería de los protagonistas que agregan valor a la gestión de los recursos humanos. Se destaca entre sus desafíos, la complejidad en la atención de las necesidades y expectativas de los millares de judíos que el lideraba para llevarlos hacia la Tierra Prometida. La solución del problema provino de su suegro, Jetro, cuando le dijo: “Y tú, entre todo el pueblo, busca hombres capaces, temerosos de Dios, hombres de verdad, que aborrezcan la avarez; y ponlos como supervisores de mil, supervisores de cien, supervisores de cincuenta, supervisores de diez, para que juzguen al pueblo en todo instante, y que también juzguen todos los pequeños temas: de esta manera, te aliviarás de toda la carga, porque ellos la llevarán contigo” (Éxodo 18: 16 a 26). Nacía de esta manera, una metodología de descentralización del poder – El “talón de Aquiles” de las actividades humanas. Reaccionamos como demócratas, pero actuamos como autócratas.

Esta es una de las causas más devastadoras, que provocan la falta de motivación de los trabajadores y de la desaparición prematura de liderazgos prometedores. El clima organizacional depende, fundamentalmente, de una política de recursos humanos que consolide la práctica siguiente: dar oportunidades (iguales), para que los trabajadores puedan revelar y/o desarrollar todo su potencial. Discutir las ideas y no las personas, es la estrategia más eficaz para mantener una necesaria “oxigenización” del proceso gerencial.

Entendemos que, si leyésemos, reflexionáramos y pusiésemos en práctica con mayor frecuencia, las enseñanzas contenidas en la Biblia, seríamos mucho más felices y por consiguiente, mucho más prósperos. Es creer para ver.

Faustino Vicente.
Abogado, Profesor, Consultor de Empresas y de Organos Públicos.
email: faustino.vicente@uol.com.br

 

Contacto

BíblicaMente.org

informacion@biblicamente.org

Sitio de búsqueda

Etiquetas FAVORITAS

Historicidad de la Biblia

Ateísmo

Si deseas comentar alguna página, pincha aquí e indícamelo en el mensaje.
Abriré ventana de comentarios para que opines libremente.
Te avisaré cuando esté disponible.

ESTADÍSTICAS WEBNODE
(Desde Nov/08)

3.813.074 Páginas visitadas
813.407 Total visitas
≈244.022 Visitantes únicos

 


 

Micro CHAT
Tú también puedes dejar mensajes, versículos, noticias,...

Pincha en "ayuda" (debajo del botón "publicar") para ver los códigos especiales: negrita, color e inserción de URL.

 

 

 

Un versículo para hoy

 

 

 


 

¡Ayúda a promocionar este sitio!
(Sin dar dinero)

 

 

(CC) Contenidos utilizables sin fines comerciales. Se agradece enlace a originales.

Creado con Webnode