La Biblia desde el siglo XXI

Cuando el NO creyente se muestra incongruente.

12.02.2017 00:00

Sobre cuestiones judiciales recuerdo haber leído en los medios muchas declaraciones de políticos, sindicalistas, empresarios, banqueros, etc. Me refiero a esas declaraciones que manifiestan la creencia de que existe inteligencia manipuladora detrás de algunos acontecimientos judiciales o políticos;  que no de todos. En concreto, inteligencia que maneja aquellos  asuntos judiciales que les perjudican a ellos mismos o a determinadas personas o instituciones de sus simpatías.

Lo adecuado en este punto sería incluir enlaces a las páginas que en su día se hicieron eco de ese tipo de declaraciones. Pero renuncio a ello. Creo que de tantas que ya se han producido, la memoria de cualquier lector español corroborará sin lugar a dudas la veracidad de mis recuerdos.

Ahora bien, la última declaración, la de Xavier Trias, exalcalde de Barcelona, es tan reciente que puedo enlazarla sin esfuerzo alguno. Son declaraciones a propósito de algunas detenciones en relación al “caso del 3%” (los supuestos pagos de comisiones para la financiación ilegal de “Convergencia Democrática de Cataluña”, partido independentista que recientemente cambió el nombre por el de “Partido Demócrata Catalán”). Como ejemplo, puedes leer la noticia en el país.com, pinchando aquí. A continuación copio un extracto de lo recogido en el país.com sobre las declaraciones de Trías:

"... no es casual lo que ocurre". "Cuando tiene que haber elecciones autonómicas o municipales, o ante la situación del próximo lunes [el juicio por la consulta del 9N] ocurren casualidades muy curiosas". "Se generan operaciones mediáticas que por mucho que me cuenten mil historias tienen una gran intencionalidad política".

Está claro: El Sr. Trías opina que no existen casualidades; sino "intencionalidades". Intención de que toda esta movida policial y judicial contra personas de la antigua Convergencia por el "3%" coincida pocos días antes del Juicio del ex presidente de ese mismo partido y dos exconsejeras por la “consulta del 9N” (Artur Mas, Joana Ortega e Irene Rigau).

Y claro, sólo puede haber intencionalidad cuando hay voluntad para “empujar” los hechos. Pero la voluntad sólo tiene sentido y sólo es eficaz cuando hay una inteligencia asociada que planifica el discurrir de los acontecimientos.

Resumiendo: Para Xavier Trías no es la casualidad, sino la inteligencia la que planifica y ejecuta en perjuicio de la antigua convergencia y del Independentismo catalán por extensión.

Pues bien, a pesar de que en bastantes ocasiones he oído opiniones similares a las de Trias, hasta ahora no se me había ocurrido ninguna relación con las temáticas que abordamos en biblicamente.org. En concreto, con la cuestión sobre el origen del universo: ¿fue casualidad, o Inteligencia Suprema que planificó y ejecutó?

En Trias no me parece incongruente su opinión de que “no hay casualidades” cuando los hechos superan determinado nivel de probabilidad. Más adelante explicaré el motivo. Y bueno, hay que reconocer que sí hubo cierta coincidencia cronológica entre las detenciones a propósito del “caso del 3%” y el juicio por la consulta del 9N. Además, Trias ya estaba escaldado por las publicaciones de las supuestas cuentas que tenía en Suiza antes de las elecciones municipales de 2015, lo que evidentemente perjudicaba su candidatura. Así pues,  se entiende que piense que no era el azar el que “programaba esas coincidencia”. Porque cuando el azar ofrece muy pocas posibilidades es lógico pensar que existe algún plan o propósito oculto que provoca ese acontecimiento improbable.

¿Cómo podríamos evaluar la probabilidad de que se den aproximadamente en las fechas “nefastas” este tipo de acontecimientos que pueden influir negativamente en otros? No lo veo fácil, pero quizás podríamos estimar (“simplemente estimar”) algo como esto:

Supongamos una semana como el margen de tiempo dentro del que se debe producir alguna noticia que influya (noticia influyente) en la apreciación de la opinión pública de otro determinado acontecimiento (acontecimiento afectado), que bien podría ser un juicio o unas elecciones. Más de una semana de lejanía entre la noticia y el acontecimiento afectado implica mucha merma en la posible influencia.

Y supongamos que el margen de conclusión de la noticia influyente es de 1 año (una sentencia judicial, una investigación policial o fiscal, etc.).

En esa situación, la probabilidad de que aleatoriamente coincida la difusión de la noticia influyente en la semana antes comentada será de 1/52. Cualquiera de los 7 días de la semana alrededor del acontecimiento afectado valdría para que mediáticamente la noticia influyente tuviera eficacia. Y suponemos que en cualquiera de las 52 semanas del año podría haber salido la noticia.

Creo que es una probabilidad bastante alta de que el acontecimiento afectado se vea perjudicado por casualidad; sin que haya mentes mal intencionadas detrás de la noticia influyente. Me pregunto quién no jugaría a la primitiva si tuviera  una posibilidad entre 52 de acertar el pleno; cuando las probabilidades reales son de uno entres 13.983.816 (puedes informarte sobre probabilidades y premios que otorga el azar en este artículo de lavanguardia.com).

Si la coincidencia no es para un solo acontecimiento, sino que las “coincidencias sospechosas” se repiten, las probabilidades de que sea sólo el azar el que actúe se reducen considerablemente, por lo que resulta mucho más razonable pensar que hay “mentes manipuladoras” detrás de la aparición de las noticias perjudiciales. Si en vez de considerar un caso, consideramos dos, la probabilidad de ocurrencia pasa a ser de uno contra 2.704. Si consideramos tres casos, ya tenemos una probabilidad de uno contra 140.608. ¿Podrían darse 4 casos en los que sólo por azar surjan noticias perjudiciales para determinados acontecimientos? Si así fuese, nos encontraríamos con una posibilidad entre 7.311.616.

Ya empezamos a hablar de probabilidades realmente bajas, en las que es razonable pensar que no sólo es la “casualidad” (el azar) la que mueve los hilos. Ya está perfectamente justificado pensar que alguna mente hay detrás manejando los acontecimientos para perjudicar a determinados personajes.

Pero...

...  pero en lo que no veo ninguna lógica es en que personajes que han realizado declaraciones similares a las de Trias sí acepten al azar como el único impulsor de acontecimientos que estadísticamente tienen una probabilidad inmensamente menor de que se produzcan  (por mi mente se "pasean" políticos de gobiernos autónomos, también de gobiernos nacionales, de sindicatos,...). Probabilidades de uno contra cantidades compuestas de muchas cifras. Esto sí que es incongruente: rechazar al azar cuando sus probabilidades de influencia son relativamente altas, y aceptarlo cuando la probabilidad de su intervención es prácticamente nula. Me estoy refiriendo al origen de este universo, con seres humanos dentro. Sobre la inconcebible probabilidad de que fuese el azar el que lo orquestó todo ya he escrito bastantes post en biblicamente.org. Puedes leer este “¿Puede surgir la vida por azar?” o este “Sobre ajustes finos, pero ''a lo grande''”, que inicia una serie sobre este asunto.                    

Claro, esto lleva a la cuestión de la existencia de Dios o a su alternativa, la “diosificación” (asimilarle a un dios) del azar como artífice de nuestro complejo universo. Por esto dije más arriba que no me parece incongruente la opinión de Trias: que “no hay casualidades” cuando los hechos superan determinado nivel de probabilidad. Y es que Trias es religioso (católico, creo); por lo que ninguna incongruencia hay en pensar que la aparición de noticias de acontecimientos que perjudican a su partido no es casualidad, como tampoco fue casualidad la aparición de nuestro universo y nuestra humanidad.

Pero, ¿qué decir de otros que hicieron declaraciones similares cuando las aguas mediáticas corrían en su contra?

Si se declaran creyentes, mismo comentario que el realizado a propósito de Trias.

Pero si se declaran ateos, opino que muestran un alto grado de incongruencia. No conciben que la sola casualidad esté detrás de los acontecimientos que les perjudica a ellos o a sus partidos, sindicatos o empresas (cuando la probabilidad de que así sea es relativamente alta) y en cambio sí dan a la casualidad la capacidad de originar nuestro universo, con una probabilidad de ocurrencia muchísimo más pequeña.

En lo que a mi respecta, sí, también sospecho que hay coincidencias en los ámbitos judiciales y electorales  no explicables por la simple casualidad. 

Pero bueno; es que "yo soy creyente, por lo que no creo en casualidades".

 

Contacto

BíblicaMente.org

informacion@biblicamente.org

Sitio de búsqueda

Etiquetas FAVORITAS

Historicidad de la Biblia

Ateísmo

Si deseas comentar alguna página, pincha aquí e indícamelo en el mensaje.
Abriré ventana de comentarios para que opines libremente.
Te avisaré cuando esté disponible.

ESTADÍSTICAS WEBNODE
(Desde Nov/08)

3.845.827 Páginas visitadas
818.262 Total visitas
≈245.479 Visitantes únicos

 


 

Micro CHAT
Tú también puedes dejar mensajes, versículos, noticias,...

Pincha en "ayuda" (debajo del botón "publicar") para ver los códigos especiales: negrita, color e inserción de URL.

 

 

 

Un versículo para hoy

 

 

 


 

¡Ayúda a promocionar este sitio!
(Sin dar dinero)

 

 

(CC) Contenidos utilizables sin fines comerciales. Se agradece enlace a originales.

Creado con Webnode