La Biblia desde el siglo XXI

Sexo, amistad, amor.

25.09.2016 00:00
<-- En relacionado con este tema

iQue razón tenía Ramón de Campoamor cuando finalizaba su poema "Las dos linternas" con los siguientes versos:

"...todo es según el color

del cristal con que se mira".

Y es que al publicar el post sobre responsabilidad de los conyuges para con la satisfacción sexual de su pareja (tanto del varón como de la mujer) me centraba en lo positivo de que ya hace dos milenios en el Nuevo Testamento se reconociese el derecho de las esposas al disfrute del sexo (como también el de los esposos, claro).

Pero he de reconocer que el texto de Pablo que trata el tema tiene más de una faceta donde focalizar la atención.

Por ejemplo, yo pude haber puesto la atención y centrado el post sobre  la naturalidad, el realismo y el pragmatismo con el que Pablo trata el asunto; cosa que sólo mencioné brevemente al final.

También puede ser objeto de atención la "contrapartida" a ese "derecho" conyugal; es decir: la obligación de atender la "llamada de la naturaleza" cuando apremia en el otro cónyuge. De hecho, se me ha replicado en el sentido de que "Por más que se adorne, no deja de ser una servidumbre".

¡Pues claro que hay servidumbre!

Siempre que hablamos de derechos, implícitamente también estamos aludiendo a las servidumbres: las obligaciones de acción o de contención por parte de alguién; sea un individuo o un colectivo. Este aspecto implícito en cualquier declaración o reclamación de derechos generalmente se olvida, convirtiendo dichas declaraciones en "brindis al sol" cuyas demandas nadie atiende: "Derecho a un trabajo digno" (¿quien tiene la obligación de proporcionarlo?). "Derecho a una vivienda digna" (¿quien ha de concederla?). Sobre este asunto mucho se podria debatir, pero mejor continuar con el hilo de la satisfacción sexual entre cónyuges.

Evidentemente, si "la llamada de la naturaleza" siempre fuese coincidente en ambos conyuges por ninguna cabeza rondaria la idea de servidumbre u obligación. Pero la realidad es que no siempre se da tan "dichosa coincidencia". Y son esas otras ocasiones las que hacen “sentirse siervo” u obligado al cónyuge "inapetente". Justo son esas ocasiones en las que pensaba Pablo cuando escribía “El marido cumpla con la mujer el deber conyugal, y asimismo la mujer con el marido” o “No os neguéis el uno al otro” en 1ª Corintios 7: 3 y 5.

Pero bueno, también en esas ocasiones es cuestionable que el acto sexual suponga una "carga" a sobrellevar. Porque depende de la actitud que cada cónyuge aporte al matrimonio.

Difícil explicarme en pocas palabras, así que solo intentaré apuntar que en el contexto e idioma que escribía Pablo (griego) distinguían 3 formas de manifestarse el amor, las cuales expresaban con estos términos:

• “Eros”: amor erótico (término no empleado en el NT).

• “Fileo”: afecto o cariño propio de las relaciones entre personas que se quieren porque están “a gusto” por el mero hecho de mantener amistad, familiaridad, etc. (palabra usado por ejemplo en Juan 11:36).

• “Agapao”: amor totalmente desinteresado, por el cual se hacen cosas incluso no deseables, pero realizadas voluntariamente sin esperar contrapartidas (palabra usada por ejemplo en Romanos 5:8).

Bajo ese contexto, estoy de acuerdo en que si nos centramos sólo en el amor erótico, supone una servidumbre dar satisfacción a la pareja cuando tú no lo deseas.

Pero piensa un momento en un matrimonio, en el que además de …

1) … la atracción física que hace brotar el amor erótico (eros) …

2) … existe la sintonía afectiva, mediante la cual están “a gusto en pareja” aún fuera del sexo (presencia de amor “fileo”); y que también …

3) … comparten un ambiente de atención mutua, que no solo hacen lo que “les apetece”, sino también lo que es necesario para el bien de la pareja en conjunto (como fregar, planchar, ir al banco, reparar el fregadero,…), y el bien del otro cónyuge en particular (como frotarle la espalda, subirle la cremallera posterior, cortarle las uñas,...).

En una pareja como esa que acabo de describir, la entrega sexual cuando no apetece no se percibe como una forma de servidumbre, sino como una excelente muestra de amor práctico y perdurable, incluso cuando el “físico” comienza a declinar por el paso del tiempo.

 

<-- En relacionado con este tema

 

Contacto

BíblicaMente.org

informacion@biblicamente.org

Sitio de búsqueda

Etiquetas FAVORITAS

Historicidad de la Biblia

Ateísmo

Si deseas comentar alguna página, pincha aquí e indícamelo en el mensaje.
Abriré ventana de comentarios para que opines libremente.
Te avisaré cuando esté disponible.

ESTADÍSTICAS WEBNODE
(Desde Nov/08)

3.494.866 Páginas visitadas
764.628 Total visitas
≈231.741 Visitantes únicos

 


 

Micro CHAT
Tú también puedes dejar mensajes, versículos, noticias,...

Pincha en "ayuda" (debajo del botón "publicar") para ver los códigos especiales: negrita, color e inserción de URL.

 

 

 

Un versículo para hoy

 

 

 


 

¡Ayúda a promocionar este sitio!
(Sin dar dinero)

 

 

(CC) Contenidos utilizables sin fines comerciales. Se agradece enlace a originales.

Creado con Webnode