La Biblia desde el siglo XXI

El círculo vicioso de Lawrence (Metaxas 14)

27.11.2015 00:00
<-- Primer post de esta serie
<-- Post anterior Post siguiente -->

Terminaba el anterior post sobre los crecientes apoyos de la ciencia a la idea de un Universo diseñado inteligentemente invitando a descubrir la falaz trama que esconde la cuarta crítica de Lawrence  al artículo de Metaxas sobre esa temática.

Quizá la pista que di al final del anterior post (informarse sobre la “Petición de Principio”) no fue suficiente, puesto que la falacia no es fácil de descubrir incluso con la paráfrasis que confeccioné para aclarar el sentido de la argumentación de Lawrence.

Pues bien, en este post intentaremos comprender bien la mecánica del truco dialéctico conocido como la “Petición de Principio” y a descubrir cómo se estructura en la argumentación de Lawrence.

 

Comprendiendo  la técnica de la “Petición de Principio”

 

Definiciones

Aristóteles ya explicó las variantes de esta falacia en su Tratado de Lógica (Analíticos Primeros, 16 “La petición de Principio”)

Allí enseña que   “Postular y tomar lo del principio consiste [...] en no demostrar lo que se plantea, [...] Y esto es posible hacerlo de tal manera que se dé por  válido directamente lo que se plantea; [...] Está claro que no demuestra: pues no puede ser principio de una demostración lo que es igual de incierto que su conclusión”.

En Wikipedia está muy bien sintetizado: “La petición de principio es una falacia que se produce cuando la proposición por ser probada se incluye implícita o explícitamente entre las premisas(Lee aquí).

 

Ejemplos

El ejemplo de Wikipedia para demostrar (falsamente) que Jacques Lacan dice la verdad es muy simple, pero bastante ilustrativo:

     Supongamos que Jacques Lacan no miente cuando habla.

     Jacques Lacan está hablando.

     Por lo tanto, Jacques Lacan está diciendo la verdad.

La simplicidad del ejemplo anterior no debe inducirnos a pensar que es fácil descubrir donde está el engaño cuando se utiliza "etición de principio". De hecho hay variantes en las estructura de este tipo de falacias, y las formas de expresión pueden intrincarse de tal forma que el despiste de los oyentes o lectores está perfectamente justificado.

El ejemplo anterior no cambiaría en absoluto si lo expresamos de esta otra forma:

     Si Lacan dice la verdad cuando habla,

     y justo ahora está testificando,

     tendremos que aceptar que su testimonio es verdadero.

En el fondo lo que se hace es partir de un supuesto no probado sobre el que se fundamenta una conclusión. Evidentemente, esa conclusión no puede ser más verdadera que ese supuesto no probado en el que se fundamenta.

 
Disgresión sobre el engaño y el auto-engaño

Justo estos días estoy leyendo el libro “Cómo funciona la economía para Dummies”, de Leopoldo Abadía, y claro, como estaba liado con este post, me ha llamado la atención una corta frase que viene muy "al pelo" de este asunto. Y es que Leopoldo se jacta de hablar y escribir claro, o al menos de intentarlo (¡Cómo no!, yo también lo intento. Pero no debe ser fácil). Y considera tan importante la claridad, que previene a los lectores de aquellos que se expresan de forma complicada y difícil de entender, puesto que probablemente intentan embaucar (recuerda: está hablando del ámbito económico). Pues bien, la frase que me llamó la atención es esta: “Hablar raro es una manera de mentir”.

Enlazando con las falacias y el artículo de Lawrence, considero oportuna una aclaración. Y es que este tipo de falacias (“La petición de Principio”) no siempre se introduce conscientemente en el discurso. Es bastante habitual que uno mismo se "auto-engañe" sin percatarse de ello. (Bueno, en esta y también en otras falacias). Así, pues, no hemos de descartar que el mismo Lawrence haya caído en su propia trampa dialéctica  y no sea consciente de ello. Lo cual no me extrañaría, porque me he topado con bastantes ateos que tienen tal convencimiento de que el azar cuenta con cualidades  creadoras “cuasi-divinas”, que lo "idolatran" con más ahínco que cualquier fundamentalista de no importa qué religión. Pierden la consciencia de que esa convicción atea precisa la misma fundamentación que ellos exigen respecto para la idea de un Dios creador [Lee esto].

 

Descubriendo la Petición de Principio en el escrito de Lawrence

Pasemos a ver cómo se esconde la “Petición de Principio" en el cuarto punto de la carta en la que Lawrence intenta desmontar la idea de que el universo responde a algún tipo de diseño inteligente. Leamos nuevamente dicho párrafo:

 

"Mi ASU colega Paul Davies puede haber dicho que "la apariencia de diseño es abrumadora", pero su declaración no debe ser mal interpretado. La apariencia de diseño de la vida en la Tierra también es abrumadora, pero ahora entendemos, gracias a Charles Darwin, que la apariencia de diseño no es lo mismo que el diseño, en realidad es un remanente de la notable eficiencia de la selección natural".
     El original inglés: "My ASU colleague Paul Davies may have said that “the appearance of design is overwhelming”, but his statement should not be misinterpreted. The appearance of design of life on Earth is also overwhelming, but we now understand, thanks to Charles Darwin that the appearance of design is not the same as design, it is in fact a remnant of the remarkable efficiency of natural selection".

Como en otras ocasiones, incluyo también el mismo párrafo sustituyendo la frase en negrita por la paráfrasis que realicé en el post número 11. Recordad el motivo: La frase en el original y en la traducción literal queda poco clara en el supuesto de que cuando Lawrence habla de "apariencia de diseño" no se refiera al proceso de diseño en sí, sino al resultado de dicho proceso, y que cuando habla de "diseño" "a secas " sí se esté refiriendo al proceso diseño en sí:

"Mi ASU colega Paul Davies puede haber dicho que "la apariencia de diseño es abrumadora", pero su declaración no debe ser mal interpretado. La apariencia de diseño de la vida en la Tierra también es abrumadora, pero ahora entendemos, gracias a Charles Darwin, la apariencia de ser fruto de diseño que tienen los seres vivos no implica que realmente sean producto de un proceso de diseño inteligente, en realidad es un remanente de la notable eficiencia de la selección natural".

En este análisis del texto de Lawrence, procedamos a la inversa, partiendo de la conclusión intentemos averiguar en qué premisa se fundamenta:

 

La conclusión a la que intenta llevarnos Lawrence:

"La apariencia de diseño no es lo mismo que el diseño".

(Con el parafraseado: "La  apariencia de ser fruto de diseño que tienen los seres vivos no implica que realmente sean producto de un proceso de diseño inteligente".)

La pretensión de Lawrence está bastante clara. Precisa rebatir la idea de diseño inteligente del universo, y una vez que desvió la atención del ámbito cósmico al ámbito biológico, concluye en este párrafo que a pesar de que “los ojos” y la “lógica” hagan  ver diseño tras la vida, en realidad no se trata de diseño, sino de “otra cosa”. (En el post anterior expliqué como lo hace este "desvió de atención": Utilizando la “Falacia del hombre de paja”). Su estrategia global consiste en que esta conclusión aplicada al “hombre de paja” (el ámbito biológico), tú la extrapoles al ámbito cosmológico.

 

La evidencia que pretende soslayar:

"La apariencia de diseño de la vida en la Tierra también es abrumadora".

Bueno, al menos reconoce que la vida realmente parece diseñada inteligentemente. Esto me recuerda al dicho “blanco y en botella”, referido a ese "líquido de color blanco", que hace unas décadas se expendía en botellas transparentes ("la leche", por si alguno no había caído).

 

La premisa sobre la que basa la conclusión:

Aquí está el quid de la cuestión: Si la observación de los seres vivos hace pensar que responden un diseño inteligente (como reconoce el mismo Lawrence), ¿Por qué concluir que realmente  no es así? Esa forma de razonar parece totalmente contraria a la lógica y a la actitud científica, salvo que haya alguna otra evidencia o demostración que la avale.

Podría pensarse que la premisa sobre la que Lawrence basa su conclusión está incluida en su frase, pues termina explicando que en realidad esa apariencia de diseño simplemente es consecuencia de que la selección natural es muy eficiente: “...es un remanente de la notable eficiencia de la selección natural". O que con la expresión “ahora entendemos, gracias a Charles Darwin” hace referencia de forma sintética a alguna demostración elaborada por Darwin mediante la cual se desprende inequívocamente que ni la vida ni el cosmos responden a cualquier

Pero no:

Es preciso no engañarse respecto a la frase “...es un remanente de la notable eficiencia de la selección natural". En realidad no demuestra nada sobre la posible existencia de diseño inteligente tras la vida o el cosmos. Porque ciertamente hay que reconocer que la selección natural es muy, pero que muy eficiente. Yo mismo comparto esa idea. Y cualquier observador  coincidirá conmigo en que la evolución biológica es capaz de generar seres vivos muchísimo más complejos que lo que pueda concebir hasta ahora el ser humano. Por ejemplo: compara un perro de verdad con el perro robot de Sony, o con cualquier robot aún más moderno. ¿Dónde crees que hay más complejidad?) De hecho, ningún “proceso” diseñado por seres humanos es tan eficiente como la evolución biológica. La cuestión no es si cada bichito que vemos al pasear por el campo ha sido diseñado expresamente, sino ¿cómo es posible que exista un proceso biológico tan bien pergeñado que sea capaz de generar seres tan complejos como el mismo ser humano? Tan buena  e importante cuestión es esta, que hasta el mismo Darwin se la planteaba.

Una cosa es pensar que cada ser vivo es resultado concreto de un diseño particular  y otra bastante diferente pensar que existe un diseño cósmico que despliega el origen y la evolución del universo, así como la emergencia y diversificación de la vida. Así es como yo lo veo y como puedo leerlo en Génesis, como mostré sucintamente en este post. Y curiosamente, así es como Darwin también se inclinaba a verlo, como espero mostraros en un próximo post.

Hay que reconocer ingenio en esta manipulación dialéctica. Me recuerda al tan oído refrán “le das la mano, y se coge el brazo”. Como he explicado antes, fácil es concederle a Lawrence que la selección natural es un proceso tan eficiente que es capaz de generar “máquinas” tan perfectas que ni siquiera el ingenio humano es capaz de diseñar. En esto sí le doy yo la mano a Lawrence. Pero no puedo permitir que me coja todo el brazo. Porque el que la evolución biológica sea tan eficaz no implica en absoluto que tras ese proceso evolutivo no exista un diseñador del mismo. Un diseñador más hábil e inteligente que el mismo ser humano, que hasta ahora no ha sido capaz de emular algo similar al proceso de evolución biológica.

 

El círculo vicioso que no lleva a ninguna conclusión fundada

En el fondo, Lawrence argumenta dentro de un círculo vicioso del que no puede salir ninguna conclusión con fundamento sólido.

He confeccionado un diálogo ficticio entre Lawrence y yo mismo que espero sirva para evidenciar claramente este círculo vicioso:

 

Yo: ¿Qué es lo está en cuestión en este debate sobre el posible diseño del cosmos?

Lawrence: Se cuestiona si tras el cosmos y la evolución biológica existe diseño inteligente o sólo azar.

Yo: ¿Y qué es lo que concluyes en el cuarto párrafo de la carta que publicas en la web de Richard Dawkins?

Lawrence: Que la apariencia de diseño de los seres vivos no es realmente producto de un diseño inteligente. Simplemente es el resultado de la selección natural.

Yo: Pero la selección natural no puede actuar sola. ¿De dónde selecciona y retiene para conseguir esa eficacia capaz de emular a los diseños inteligentes?

Lawrence: Es el azar el que el facilitar todas las variables posibles para que la selección natural pueda actuar eficazmente.

Yo: Pero Lawrence, esto es justo lo que está en cuestión: si tras el Cosmos hay diseño inteligente o simplemente azar. No puedes basar la conclusión en la misma premisa que se está cuestionando. Me has llevado nuevamente al inicio de la polémica sin demostrar nada. Das por cierta la capacidad del azar junto con la selección natural para generar seres y cosas que realmente parecen diseñados inteligentemente, pero no aportas ni pruebas ni razonamientos fundados.

Está claro que [Lawrence] no demuestra: pues no puede ser principio de una demostración lo que es igual de incierto que su conclusión”.

Por si no te habías percatado: La anterior frase es de Aristóteles, tal como citaba al inicio del párrafo, yo sólo he añadido los corchetes para intercalar el apellido y personalizarla en Lawrence.

Y bueno. Supongo que el anterior diálogo con Lawrence podría continuar, de esta forma:

 

Lawrence: Pero bueno, eso es lo  que hemos aprendido de Darwin.

Yo: Que yo sepa, Darwin, como buen naturalista, lo que nos enseño es que los seres vivos no fueron modelados por un "súper-alfarero", sino que existe un eficaz proceso de selección natural capaz de producir "hierba verde, árboles, seres vivos acuáticos, aves y seres vivos terrestres”, (curiosamente, de forma similar a  como explica Génesis 1:11, 12,20-26).

Lawrence: Pero bueno, de su enseñanza se deduce que no es precisa ninguna Suprema Inteligencia diseñadora del cosmos y del proceso de evolución biológica.

Yo: ¿Estás seguro de eso? Porque el mismo Darwin escribió: “... no puedo estar satisfecho al ver este maravilloso universo, y especialmente la naturaleza humana, y concluir que todo es el resultado de la fuerza bruta. Me inclino a ver todo como resultado de leyes diseñadas,...”.

Lawrence: ¿De verdad que escribió eso? Difícil de creer. Tendrías que mostrármelo.

Pues bien, espero dedicar el próximo post de esta serie a mostrar cómo veía el Darwin cincuentón el origen de todo ese proceso evolutivo que nos descubrió.

 

Enlace a la carta de Lawrence M. Krauss  publicada en la página de Richard Dawkins. Está en inglés, pero con el navegador Chrome podéis traducirla, o en la página de traducción de Google.

El artículo de Metaxas en la web de Wall Street Journal (inglés).

 

<-- Primer post de esta serie
<-- Post anterior Post siguiente -->

 

 

Contacto

BíblicaMente.org

informacion@biblicamente.org

Sitio de búsqueda

Etiquetas FAVORITAS

Historicidad de la Biblia

Ateísmo

Si deseas comentar alguna página, pincha aquí e indícamelo en el mensaje.
Abriré ventana de comentarios para que opines libremente.
Te avisaré cuando esté disponible.

ESTADÍSTICAS WEBNODE
(Desde Nov/08)

3.828.048 Páginas visitadas
815.528 Total visitas
≈244.658 Visitantes únicos

 


 

Micro CHAT
Tú también puedes dejar mensajes, versículos, noticias,...

Pincha en "ayuda" (debajo del botón "publicar") para ver los códigos especiales: negrita, color e inserción de URL.

 

 

 

Un versículo para hoy

 

 

 


 

¡Ayúda a promocionar este sitio!
(Sin dar dinero)

 

 

(CC) Contenidos utilizables sin fines comerciales. Se agradece enlace a originales.

Creado con Webnode