La Biblia desde el siglo XXI

... El engaño elevado al cubo (Metaxas 12)

23.10.2015 00:00
<-- Primer post de esta serie
<-- Post anterior Post siguiente -->

Vuelvo con Lawrence y sus esfuerzos por rebatir el artículo de Eric Metaxas sobre los crecientes apoyos de la ciencia a la idea de un creador.

En el anterior post vimos cómo la frase “La apariencia de diseño no es lo mismo que el diseño” no tiene ningún sentido si es que se refiere a los procesos en sí de diseño o a cualquier otro tipo de proceso que pueda generar seres u objetos, creados o fabricados.

Puestos a no dejar opciones sin revisar, admití la posibilidad de que Lawrence se estuviese refiriendo en la misma frase tanto al producto que origina el proceso como al mismo proceso en sí.

Y dado que esa interpretación no es nada evidente en una simple lectura, a fin de mostrar más nítidamente ese significado realicé una paráfrasis en la que se expresa con bastante más claridad ese sentido. Lo copio a continuación:

La apariencia de ser fruto de diseño que tienen los seres vivos no implica que realmente sean producto de un proceso  de diseño inteligente.

(Recuerda, la frase original  traducida es esta: "la apariencia de diseño no es lo mismo que el diseño". Y en inglés : “the appearance of design is not the same as design”)

Pues bien, si ese es realmente el sentido que Lawrence quería darle a su frase, aún peor. Porque si pretendía argumentar en esa línea, no es que estemos ante una frase sin sentido, sino que estamos ante una argumentación engañosa. Bueno, no. Aún más. Estamos ante una argumentación doblemente engañosa. Y, además, mentirosa. En la línea de la metáfora que utilicé al final del anterior posterior, ya no estaríamos ante un gozne ruidoso en el razonamiento de Lawrence, sino ante un gozne totalmente desencajado. Veamos si consigo explicarlo.

La sutil mentira

      

Incluyo a modo de recordatorio todo el punto 4 de crítica de Lawrence al artículo de Metaxas:
     "Mi ASU colega Paul Davies puede haber dicho que "la apariencia de diseño es abrumadora", pero su declaración no debe ser mal interpretado. La apariencia de diseño de la vida en la Tierra también es abrumadora, pero ahora entendemos, gracias a Charles Darwin de que la apariencia de diseño no es lo mismo que el diseño, en realidad es un remanente de la notable eficiencia de la selección natural".

En primer lugar mencionar que Lawrence introduce una sutil mentira cuando tras la cita de Paul Davies añade: “pero su declaración no debe ser mal interpretada”.

¡Claro que la declaración de Davies no debe ser mal interpretada! Ni ninguna declaración, sea de quien sea. Nunca hay que interpretar lo que el autor no quiso decir.  ¡Bien lo sabe él! Pero con este aviso lo que hace Lawrence es "sugerir" al lector que la interpretación que él propone es la correcta y que también Paul Davies comparte la idea de que tras el universo sólo hay azar.

Pero no. Cuando Paul Davies escribió  "la apariencia de diseño es abrumadora", quería transmitir precisamente lo contrario de lo que mantiene Lawrence. En la frase de la que Lawrence extrae la cita Paul Davies  está sintetizando la exposición de réplicas y contra-réplicas acerca de un posible diseño inteligente del universo, y justamente afirma que “... Si es el caso que la existencia de vida requiere que las leyes y las condiciones iniciales del universo estén finamente sintonizadas con gran precisión, y que esa sintonía fina de hecho se obtuvo, entonces la sugerencia del diseño parece obligatoria”. (Esto último en itálica son las mismas palabras de Paul Davies, del libro “La mente de Dios”, Capítulo 8: “El diseñador del universo”, sección 3ª:  “¿Ha Sido el Universo Diseñado por un Creador Inteligente?”. Traducción de Alejandro Daniel Bokser Scacchi).

Así, pues, ¿cómo crees tú que deben ser interpretadas esas palabras de Paul Davies?

Y piensa que fueron escritas hace más de 20 años. No me extrañaría en absoluto que Paul Davies subscribiera hoy día sin ruborizarse el artículo de Metaxas que Lawrence pretende rebatir y que trata precisamente sobre  la necesidad de esas leyes y condiciones  iniciales finamente sintonizadas, y sobre la confirmación que la ciencia está dando al hecho de que efectivamente así es.

 

Distinguiendo entre mentiras y engaños

He titulado este post “El engaño elevado al cubo” por lograr un título corto y sintético. Pero en realidad no se trata del doble producto de un mismo factor, sino del producto conjunto de dos engaños y una mentira.

Alguno estará pensando que en el fondo mentira y engaño son sinónimos, y significan lo mismo. Bueno, aunque en ambos casos lo que se pretende es confundir al oyente o lector, en realidad no son exactamente lo mismo; y en este y en cualquier otro escrito mío distingo ambos términos, dándoleslos siguientes significados:

Entiendo por mentira el acto de informar conscientemente lo contrario a la verdad, aunque sea sutilmente como acabamos de ver que hace Lawrence. En las mentiras se aportan conscientemente falsedades. También hay casos en los que se aportan falsedades, aunque de forma inconsciente, por estar mal informado, por ejemplo. En este último sentido, podría darse el caso de que Lawrence hubiese transmitido una falsedad sin ser consciente de ello (¿??)

En cambio, entiendo por engaño la manipulación u ocultación conscientes de información verdadera y relevante para los asuntos sobre los que traten dichas informaciones. En este caso no se aportan informaciones contrarias a la verdad, pero mediante la ocultación, manipulación y utilización de argumentos falaces se consigue convencer a los oyentes o lectores de opiniones contrarias a la que retendrían caso de conocer toda la información relevante y no ser víctimas de la manipulación informativa. El engaño siempre es consciente, y hay verdaderos expertos en ese arte, sobre todo entre políticos y publicistas. Ahora bien, entre científicos opino que no es muy habitual; aunque quizás el afán por defender unos principios muy interiorizados lleve a algunos a utilizar en el debate y la exposición estratagemas poco nobles.

 

La pareja de engaños

Aclarada la distinción entre mentira y engaño, y vista la falsedad consciente o inconsciente que introdujo Lawrence al intentar "reconducir" el sentido de la cita que hace de Paul Davies (cuando dice "...su declaración no debe ser mal interpretada”. ), sólo queda aclarar donde están los engaños. 

Dado que no son muy evidentes (ahí radica la eficacia de los engaños en general), los dejo para el siguiente post de esta serie no sin recordar nuevamente que estamos interpretando la frase de Lawrence en el sentido que parafraseé al inicio del post:

La apariencia de ser fruto de diseño que tienen los seres vivos no implica que realmente sean producto de un proceso  de diseño inteligente.

... porque la otra alternativa de interpretación sólo se corresponde con una frase sin sentido, como vimos en el anterior post.

 

 

Enlace a la carta de Lawrence M. Krauss  publicada en la página de Richard Dawkins. Está en inglés, pero con el navegador Chrome podéis traducirla, o en la página de traducción de Google.

El artículo de Metaxas en la web de Wall Street Journal (inglés).

 

<-- Primer post de esta serie
<-- Post anterior Post siguiente -->

 

 

 

Contacto

BíblicaMente.org

informacion@biblicamente.org

Sitio de búsqueda

Etiquetas FAVORITAS

Historicidad de la Biblia

Ateísmo

Si deseas comentar alguna página, pincha aquí e indícamelo en el mensaje.
Abriré ventana de comentarios para que opines libremente.
Te avisaré cuando esté disponible.

ESTADÍSTICAS WEBNODE
(Desde Nov/08)

3.618.199 Páginas visitadas
788.281 Total visitas
≈237.417 Visitantes únicos

 


 

Micro CHAT
Tú también puedes dejar mensajes, versículos, noticias,...

Pincha en "ayuda" (debajo del botón "publicar") para ver los códigos especiales: negrita, color e inserción de URL.

 

 

 

Un versículo para hoy

 

 

 


 

¡Ayúda a promocionar este sitio!
(Sin dar dinero)

 

 

(CC) Contenidos utilizables sin fines comerciales. Se agradece enlace a originales.

Creado con Webnode