La Biblia desde el siglo XXI

¿Puño y letra de Marcos?

25.01.2015 00:00

Probablemente no. Pero no es descabellado ilusionarse.

Se trata de un trozo del Evangelio de Marcos descubierto recientemente en la amalgama usada para la máscara de una momia. Según los expertos, fue escrito antes del año 90, por lo que no es descabellado pensar que quizás el mismo Marcos fue autocopista de su propio evangelio; porque pensar que se trata de un trozo del primer original de su evangelio es ya ¡demasiado!

El texto forma parte de una máscara funeraria encontrada en Egipto. 

Claro, cuando oímos acerca de máscaras funerarias egipcias, todos pensamos en el oro y en las máscaras de los faraones. Los menos afortunados tenían que conformarse con máscaras de papiro, que tampoco era barato. Por esa razón se reutilizaba el papel para este tipo de menesteres. El que se reutilizasen trozos de papiro en aquella época con textos cristianos no es de extrañar, ya que el cristianismo por entonces comenzaba a extenderse por aquella región y era perseguido. Y claro, recuperar trozos con textos de una "religión perseguida" era una buena solución para abaratar la fabricación de máscaras mortuorias. ¡Vaya usted a saber si algún familiar del difunto no participaría en el martirio del mismo Marcos!, pues según la tradición, el evangelista murió mártir en Alejandría por aquellas fechas.

¿En qué fundo mi ilusión de que el texto fuese manuscrito por el propio Marcos? Bueno, si Marcos era el joven que huyó cuando detuvieron a Jesús dejando la sábana que le cubría (Marcos 14:51,52), le llevaba unos 15 años a Jesús; con lo que por la época en la que se escribió el fragmento encontrado Marcos sería un venerable sesentón.

Otra cosa es que hubiese llegado a esa edad. Según la tradición murió mártir en Egipto, sobre el año 68, tras fundar una iglesia y una escuela cristiana. Pero esto parece un poco precipitado, ya que sobre el año 64, Pablo pide a Timoteo que recoja a Marcos para que ambos le acompañen a Roma, donde estaba por su segundo encarcelamiento en la capital del Imperio (2ª Timoteo 4:11).

Incluso si murió en el 68, tampoco es descabellado que el trozo de su evangelio utilizado para moldear la máscara funeraria lo escribiera el mismo Marcos. La datación de los expertos establece que la fecha es anterior al año 90, pero no especifica cuantos años. Bien podrían ser 10, 20, 30 o más. Por otra parte, el evangelista tuvo ministerio por la zona, y personas capaces de escribir no abundaban en aquella época.  Así que, ¿quién sabe? Tanto pudo ser el mismo Marcos como cualquier otro cristiano lo suficientemente culto como para transcribir el texto. Porque,... el texto originalmente escrito por primera vez,... supongo que no. De ser así,... ¡sería la repera!

Lo cierto es que hasta ahora jamás tuve la más mínima posibilidad de ilusionarme con la expectativa de que se descubriera un texto del Nuevo Testamento de fechas tan cercanas a la de redacción de los originales. Y en este caso, eso es lo que tenemos: un trozo del evangelio de Marcos contemporáneo del mismo evangelista.

Y bueno, vaya usted a saber qué más se pueda encontar. Aquí radica el dilema de los investigadores: Conservar las máscaras, ya de por sí valiosas como objetos arqueológicos; o deshacerlas para recuperar los trozos que formaron la argamasa. Hasta ahora no se presentaba este dilema, pues de nada serviría destruir máscaras para no obtener nada. Pero últimamente se han desarrollado técnicas que consiguen deshacer el pegamento de las máscaras sin que se dañe el papiro y la tinta utilizada para escribirlos. Esto explica el auge de de este tipo de investigaciones: "Estamos recuperando documentos antiguos de los primeros, segundos y terceros siglos. Documentos no sólo cristianos y bíblicos, sino textos griegos clásicos, comerciales, papeles mundanos o cartas personales", señala Craig Evans uno de los expertos de este proyecto. También ha explicado que los documentos incluyen textos filosóficos y copias de las historias del poeta griego Homero, mientras que las cartas comerciales y personales, a veces, tienen fechas muy útiles para la investigación de cronologías. Respecto a la copia del evangelio los expertos la dataron mediante el análisis de los otros documentos encontrados en la misma máscara y con la ayuda de la datación por carbono 14.

Resumiendo: Hasta ahora tenía certeza de que ningún texto original manuscrito de Nuevo Testamento había llegado hasta nosotros. Esa certeza ha desaparecido. Ahora se abre una puerta a la esperanza. Sí podemos estar seguros de que un trozo de texto del Nuevo Testamento contemporáneo de sus autores ha conseguido llegar hasta nosotros. Probablemente sea una copia. Pero si una copia de aquellas fechas llegó hasta el siglo XXI, ¿Qué nos impide pensar en la futura posibilidad del descubrimiento de un trozo original del mismo Marcos, Juan, Mateo, Lucas, Pablo...?

Puedes leer la noticia en elmundo.es

 

 

Contacto

BíblicaMente.org

informacion@biblicamente.org

Sitio de búsqueda

Etiquetas FAVORITAS

Historicidad de la Biblia

Ateísmo

Si deseas comentar alguna página, pincha aquí e indícamelo en el mensaje.
Abriré ventana de comentarios para que opines libremente.
Te avisaré cuando esté disponible.

ESTADÍSTICAS WEBNODE
(Desde Nov/08)

3.618.199 Páginas visitadas
788.281 Total visitas
≈237.417 Visitantes únicos

 


 

Micro CHAT
Tú también puedes dejar mensajes, versículos, noticias,...

Pincha en "ayuda" (debajo del botón "publicar") para ver los códigos especiales: negrita, color e inserción de URL.

 

 

 

Un versículo para hoy

 

 

 


 

¡Ayúda a promocionar este sitio!
(Sin dar dinero)

 

 

(CC) Contenidos utilizables sin fines comerciales. Se agradece enlace a originales.

Creado con Webnode