La Biblia desde el siglo XXI

¿!¿ La Biblia y la ciencia se vuelven a enfrentar ?¡?

17.05.2012 00:00

La frase entre interrogantes no la afirmo yo, es parte de bastantes titulares que han circulado recientemente (Por ejemplo en informe21.com). Los interrogantes sí son añadidos míos. No solo por mis dudas sobre la veracidad de la afirmación; sino también como muestra de la indignación que me produce la manipulación sesgada y dogmática de la noticia sobre la que tratan.

 

La noticia:

La noticia en cuestión es el proyecto de ley de Tennessee que permitirá que se cuestione el evolucionismo y se discuta en las aulas sobre otras alternativas para explicar los orígenes del cosmos y la vida. (También se abrirá al debate en aulas cuestiones tan "sacrosantas" hoy día como el cambio climático).

Es importante señalar que aún con esta ley a los maestros no podrán exponer teorías alternativas a la evolución. El cambio sólo consiste en que si en la clase surgen críticas, preguntas o cuestiones sobre otras alternativas a la evolución, el profesorado estará obligado a atenderlas.

Aunque el gobernador de Tennessee Bill Haslam no firmó el proyecto, permitió que se convirtiese en ley, pues no cree que cambie los estándares científicos que se enseñan ni que logre nada nuevo en las escuelas de Tennessee. También afirmó que la ley permite a los profesores "ayudar a los estudiantes a comprender, analizar, criticar y revisar de manera objetiva las fortalezas y debilidades de las teorías científicas existentes tratadas en los cursos".

El detalle de "la no firma" no es más que la consecuencia de la campaña desatada en contra de la aprobación de la ley por grupos como la "Unión Americana de Libertades Civiles" y la "Unión de Maestros del Estado". Los opositores a la ley alegan que la obligación de los maestros de atender cuestiones alternativas a la "evolución oficial" implica riesgo de que se "cuele" en las aulas la creencia de que la vida en la tierra fue creada por Dios (¡Menuda confianza muestran en sus propias convicciones!)

 

Los calificativos:

Paso a explicar los calificativos que he dedicado a la noticia y a la forma en que se ha difundido, al menos en las páginas que he leído (al final enlazo a la web que considero la ha difundido de forma más objetiva):

La calificaba de "manipulación sesgada y dogmática". Pues bien, antes de continuar, leed las definiciones que del diccionario de la RAE se pueden obtener:

Manipular: Intervenir con medios hábiles y, a veces, arteros, en la política, en el mercado, en la información, etc., con distorsión de la verdad o la justicia, y al servicio de intereses particulares (3ª acepción).

Sesgado: Desviado, tendencioso (3ª acepción).

Dogmático: Inflexible, que mantiene sus opiniones como verdades inconcusas (4ª acepción).

 
Entre manipulativo y tendencioso:

Leed unas frases de muestra extraídas de dos páginas, juzgad si son exagerados mis calificativos:

"Los cristianos conservadores y los defensores de la ciencia en Estados Unidos libran una nueva batalla ...."  (en observadorglobal.com). O "Cristianos y defensores del saber científico vuelven a enfrentarse por el origen del hombre.  La disputa es por un proyecto de ley que permitiría cuestionar en las escuelas públicas de Tennessee la teoría de la evolución de Darwin" (america.infobae.com).

Comentario:  Se transmite la idea de que los evolucionistas son los "defensores" de la ciencia (los buenos de "esta batalla"), mientras que los cristianos están en el bando contrario, es decir, que atacan a la ciencia, que son enemigos de la ciencia.

Reflexión: Los padres fundadores de la ciencia en el sentido que hoy la entendemos no solo creían en Dios, sino que la mayoría también eran lectores de la Biblia (Ej.- Copernico, Kepler, Newton, Boyle, Pascal, Leibniz, Galileo, Descartes, Euler, ...). De los científicos actuales circula la idea de que la inmensa mayoría son ateos, cuando en realidad... Bueno, mejor leed un extracto del libro de un gran científico que se declara cristiano :

¿Y qué hay de la creencia espiritual entre los científicos? Esto es mucho más frecuente de lo que muchos imaginan. En 1961 se preguntó a biólogos, físicos y matemáticos, en una investigación, si ellos creían en un Dios que se comunicara activamente con la humanidad y a quien uno pudiera rezar con la expectativa de recibir una respuesta. Cerca del 40 por ciento respondió afirmativamente. En 1997, el mismo estudio se repitió exactamente, y para sorpresa de los investigadores, el porcentaje permaneció casi idéntico.
(Francis Collins, en "¿Como habla Dios? La evidencia científica de la Fe.", página 12)

Considerad que se refiere a personas que creen en "un Dios que se comunicara activamente con la humanidad y a quien uno pudiera rezar con la expectativa de recibir una respuesta", es decir un a Dios al estilo "tradicional", como mandan los "cánones" del cristianismo (en el cual yo también creo). 

Pero es que además, a esos científicos, en justicia habría que añadir todos aquellos otros que creen en un Dios no personal, que también son muchos. Y también soy de la opinión que habría que añadir a los que se confiesan agnósticos. Si su "fe" no les da para más, al menos mantienen una postura intelectualmente coherente, dado que son conscientes de la imposibilidad racional de demostrar el origen del universo, sea a través de la Deidad o de la "azaridad". Así, pues, de ser posible "medir" la cantidad de científicos "verdaderamente ateos", quizás  nos sorprendiéramos del escaso número de ellos.

Otra frase más:

"Una ley que permite a los maestros de escuelas públicas cuestionar el consenso científico sobre temas como el cambio climático y la evolución humana".(en observadorglobal.com).

Comentario: Dejando aparte la falsedad de que la ley permita a los maestros cuestionar nada (recordad: no están autorizados a exponer teorías alternativas a la evolución), centraos en lo que afirma que se podrá cuestionar: "el consenso científico". Utilizando supuestos no explícitos se transmite la idea de que la evolución darwinista (sinónimo de "evolución atea") es la única opción sobre la que todos los científicos están de acuerdo.

Reflexión: Como hemos visto en parrafos anteriores, es imposible que haya consenso científico respecto a evolución atea. Al menos el el director del "Proyecto Genoma Humano" (Collins, el genetista antes mencionado) no está en esa linea. Por otra parte, los defensores de lo que ahora los evolucionistas ateos insisten en llamar "neocreacionismo" con notorio afán de desprestigio, (se quieren referir al "diseño inteligente") son tan científico como cualquier otro titulado universitario que ejerza su oficio:
    Un bioquímico: Michael Denton, autor de "Evolution: a theory in crisis" (La evolución: una teoría en crisis) y "Nature’s destiny" (Destino de la naturaleza) .
    Otro bioquímica: Michael J. Behe, autor de "Darwin’s Black Box: the biochemical challenge to evolution" (La caja negra de Darwin: el desafío bioquímico a la evolución,
    Un matemático (que para estas cuestiones, importantes son los estudios probabilísticos): William A. Dembski, autor de "The design inference" (La inferencia de diseño)
    Y bueno, un abogado, que aunque no sea científico, al menos sí entenderá de juicios: Philip E. Johnson,  autor de  "Darwin on trial " (Juicio a Darwin).

 

Entre dogmáticos y... más dogmáticos.

Por último, aclarar el apelativo de dogmático. En esta ocasión me refiero más bien a los opositores a la ley, pues los medios, en este caso, lo que hacen es transmitir declaraciones de los que intentan vetarla.

Ya vimos que lo que  pretende la nueva ley no es más que permitir el debate en clase cuando surjan preguntas. Y esto con el fin de "ayudar a los estudiantes a comprender, analizar, criticar y revisar de manera objetiva las fortalezas y debilidades de las teorías científicas existentes tratadas en los cursos", según declaró el gobernador. Pues bien, para Hedy  Weinberg, de la opositora ACLU ("Unión Americana de Libertades Civiles") esta ley no  más que "una forma muy sutil e inteligente de cuestionar la teoría de la evolución y permite a los docentes infundir el Diseño Inteligente y el neocreacionismo". Según se ha difundido, la oposición de grupos como el mencionado viene por el temor de que la ley sólo consiga dar cobertura legal a la enseñanza de ideas pseudocientíficas.

Opino que este tipo de declaraciones está en la línea del dogmatismo que tanto se ha criticado de la ciencia oficial de la edad media y principios de la edad moderna, cuando era difícil discernir la parte científica de la religiosa. Entonces, los que no comulgaban con las enseñanzas oficiales, eran tachados de herejes (Ej.: Galileo). En cambio, hoy día, los nuevos "dogmáticos" prefieren llamar "pseudocientíficos" a aquellos que no comparten sus ideas.

El atribuirse la exclusividad de la ortodoxia en cualquier campo es muy propio de la naturaleza humana. Hoy son los evolucionistas darwinistas los que se autoproclaman como los únicos realmente científicos. Según ellos, el resto no son más que "pseudocientíficos", herejes.

Como respuesta a esta fiebre dogmática en las filas del evolucionismo ateo (darwinismo) me remito a la antes mencionada relación de autores que argumentan contra una "evolución ciega", y que en lo que a pedigrí científico nada tienen que envidiar de otros. Pero no solo ellos, aparte de los teóricos del diseño inteligente  indico otro autor que cuestiona severamente las ideas darwinistas, y del cual he tenido noticias no hace mucho tiempo. Se trata del Bioantropólogo Máximo Sandín, profesor del Departamento de Biología en la Universidad Autónoma de Madrid, que tiene una muy interesante página y varios libros publicados. Una síntesis de sus críticas al darwinismo las podéis leer en este enlace a Wikipedia. Y a continuación de Sandín, también podréis leer las objeciones de otros también críticos del darwinismo.

Pues bien, según los nuevos dogmáticos de la ciencia, todos estos científicos no son más que modernos herejes, pseudocientíficos, como ahora les llaman los modernos dogmáticos (léase los "sacerdotes" del evolucionismo darwinista ateo).

Por último incidir en que toda esta refriega entre diferentes formas de entender los orígenes de la vida nada tiene que ver con la Biblia. Por más que los darwinistas quieran desprestigiar a ciertas corrientes críticas tachándolas de "neocreacionistas" y "semireligiosas", la realidad es que estas corrientes de pensamiento alternativo a la "oficialidad" argumentan en base a los mismos datos sobre los que los evolucionistas ateos edifican sus  teorías. Lo único que cambia es la forma de interpretarlos e integrarlos en un conjunto coherente capaz de explicar la realidad de lo sucedido a través de millones de años. Por otra parte, ni "el Autor de la Biblia, ni sus autores" pretendieron nunca hacer de ella un libro científico; aunque en muchos aspectos anticipó conceptos modernos de la ciencia, como la idea de la evolución ordenada y pilotada por Dios, que yo al menos la veo muy nítida en Génesis 1 (lee por ejemplo aquí).

 

Pinchar aquí para leer la noticia según la agencia Reuter (traducida por Google).

Pinchar aquí para leer la noticia según la agencia Reuter (original inglés).

 

Contacto

BíblicaMente.org

informacion@biblicamente.org

Sitio de búsqueda

Etiquetas FAVORITAS

Historicidad de la Biblia

Ateísmo

Si deseas comentar alguna página, pincha aquí e indícamelo en el mensaje.
Abriré ventana de comentarios para que opines libremente.
Te avisaré cuando esté disponible.

ESTADÍSTICAS WEBNODE
(Desde Nov/08)

3.525.666 Páginas visitadas
771.239 Total visitas
≈233.327 Visitantes únicos

 


 

Micro CHAT
Tú también puedes dejar mensajes, versículos, noticias,...

Pincha en "ayuda" (debajo del botón "publicar") para ver los códigos especiales: negrita, color e inserción de URL.

 

 

 

Un versículo para hoy

 

 

 


 

¡Ayúda a promocionar este sitio!
(Sin dar dinero)

 

 

(CC) Contenidos utilizables sin fines comerciales. Se agradece enlace a originales.

Creado con Webnode