La Biblia desde el siglo XXI

A vueltas con el Arca de Noé

17.12.2011 00:00

Nuevamente toma actualidad el Arca de Noé a raíz de las declaraciones de Daniel McGivern, presidente del grupo Shamrock-The Trinity Corporation. McGibern ha explicado que con la ayuda de imágenes satélite y señales de radar han localizado en el Monte Ararat una pieza rectángular de madera de unos 7.5x37.5 m2. Esta pieza se encuentra incrustada a 7 metros en un glacial situado a 5.059 m. de altura.

La asociación de este descubrimiento con el Arca de Noé surge de la coincidencia del lugar físico: el Monte Ararat, donde relata la Biblia que posó el Arca tras la bajada de las aguas. También las grandes dimensiones del trozo de madera encontrado sugieren que pudieron pertenecer a un gran navío. "¿Qué otra cosa podría ser, sino una parte del arca?" se preguntaba Daniel McGivern tras informar que "El análisis espectrográfico ha identificado el material como madera, y esto en una montaña volcánica totalmente desprovista de vegetación".

Las posibilidades de confirmar las sospechas del presidente del grupo Shamrock-The Trinity Corporation, pues el mismo McGivern no manifiesta interés en solicitar al gobierno turco la recuperación de los restos, puesto que aún recuperándolos, las pruebas del carbono 14 no permitiría determinar su antigüedad.
 

 

 

El relato del asentamineto del Arca tras el Diluvio.

Y se acordó Dios de Noé, y de todos los animales, y de todas las bestias que estaban con él en el arca; e hizo pasar Dios un viento sobre la tierra, y disminuyeron las aguas.
Y se cerraron las fuentes del abismo y las cataratas de los cielos; y la lluvia de los cielos fue detenida.
Y las aguas decrecían gradualmente de sobre la tierra; y se retiraron las aguas al cabo de ciento cincuenta días.
Y reposó el arca en el mes séptimo, a los diecisiete días del mes, sobre los montes de Ararat.
Y las aguas fueron decreciendo hasta el mes décimo; en el décimo, al primero del mes, se descubrieron las cimas de los montes.
Sucedió que al cabo de cuarenta días abrió Noé la ventana del arca que había hecho,
y envió un cuervo, el cual salió, y estuvo yendo y volviendo hasta que las aguas se secaron sobre la tierra.
Envió también de sí una paloma, para ver si las aguas se habían retirado de sobre la faz de la tierra.
Y no halló la paloma donde sentar la planta de su pie, y volvió a él al arca, porque las aguas estaban aún sobre la faz de toda la tierra. Entonces él extendió su mano, y tomándola, la hizo entrar consigo en el arca.
Esperó aún otros siete días, y volvió a enviar la paloma fuera del arca.
Y la paloma volvió a él a la hora de la tarde; y he aquí que traía una hoja de olivo en el pico; y entendió Noé que las aguas se habían retirado de sobre la tierra.
Y esperó aún otros siete días, y envió la paloma, la cual no volvió ya más a él.
Y sucedió que en el año seiscientos uno de Noé, en el mes primero, el día primero del mes, las aguas se secaron sobre la tierra; y quitó Noé la cubierta del arca, y miró, y he aquí que la faz de la tierra estaba seca.
Y en el mes segundo, a los veintisiete días del mes, se secó la tierra.
Entonces habló Dios a Noé, diciendo:
Sal del arca tú, y tu mujer, y tus hijos, y las mujeres de tus hijos contigo.
Todos los animales que están contigo de toda carne, de aves y de bestias y de todo reptil que se arrastra sobre la tierra, sacarás contigo; y vayan por la tierra, y fructifiquen y multiplíquense sobre la tierra.
Entonces salió Noé, y sus hijos, su mujer, y las mujeres de sus hijos con él.
Todos los animales, y todo reptil y toda ave, todo lo que se mueve sobre la tierra según sus especies, salieron del arca.
Y edificó Noé un altar a Jehová, y tomó de todo animal limpio y de toda ave limpia, y ofreció holocausto en el altar.
Y percibió Jehová olor grato; y dijo Jehová en su corazón: No volveré más a maldecir la tierra por causa del hombre; porque el intento del corazón del hombre es malo desde su juventud; ni volveré más a destruir todo ser viviente, como he hecho.
Mientras la tierra permanezca, no cesarán la sementera y la siega, el frío y el calor, el verano y el invierno, y el día y la noche. 

(Génesis, capítulo 8)

Contacto

BíblicaMente.org

informacion@biblicamente.org

Sitio de búsqueda

Etiquetas FAVORITAS

Historicidad de la Biblia

Ateísmo

Si deseas comentar alguna página, pincha aquí e indícamelo en el mensaje.
Abriré ventana de comentarios para que opines libremente.
Te avisaré cuando esté disponible.

ESTADÍSTICAS WEBNODE
(Desde Nov/08)

3.711.795 Páginas visitadas
802.492 Total visitas
≈240.828 Visitantes únicos

 


 

Micro CHAT
Tú también puedes dejar mensajes, versículos, noticias,...

Pincha en "ayuda" (debajo del botón "publicar") para ver los códigos especiales: negrita, color e inserción de URL.

 

 

 

Un versículo para hoy

 

 

 


 

¡Ayúda a promocionar este sitio!
(Sin dar dinero)

 

 

(CC) Contenidos utilizables sin fines comerciales. Se agradece enlace a originales.

Creado con Webnode