La Biblia desde el siglo XXI

¿Es factible demostrar la falsedad del Éxodo? [4]

22.09.2011 00:00

Los intereses alrededor de la HISTORICIDAD DE LA Biblia.

Pablo y Tomás trataron en los anteriores diálogos sobre los requisitos que cabe exigir a cualquier escrito que pretenda demostrar la falsedad de la Biblia (o el Éxodo en particular).

En el último, que se centró en los esfuerzos de Pablo por convencer la Tomás de la necesidad de tomarse en serio la lectura de este tipo de obras, Tomás quedó perplejo ante las insinuaciones de Pablo acerca de los intereses que convergen en las investigaciones sobre la historicidad de la Biblia. Pablo no llegó a explicarse porque sonó su móvil.

Tras colgar, Pablo continúa:

(Ir al artícul o anterior sobre esta temática)

 

EL DIÁLOGO

[El diálogo fue interrumpido por una llamada de teléfono.
Tras colgal, continúa Pablo ...]

Pablo.- Disculpas, Tomás. Era María. Hemos quedado a las cinco en el centro.

Tomás.- Estabas comentando lo de que hay intereses alrededor de la Biblia, también negativos, pero no me has aclarado a qué te refieres.

Pablo.- Ah sí. No es más que una de estas cosas indemostrables, al menos de forma rigurosa, pero que a través del tiempo van generando una impresión que no para de confirmarse en la medida que lees u oyes a los medios de divulgación.

Tomás.- Hombre, que haya intereses en ciertos ámbitos, como en la política, las finanzas o en cosas por el estilo lo tengo perfectamente asumido, pero lo que me extraña es que tú también los veas alrededor de la Biblia.

Sobre los intereses judeo - palestinos

Pablo.- ¡Anda que no! ¿Que rollos se traen hoy días los judíos y los palestinos? Los unos están interesadísimos en demostrar sus derechos sobre las tierras que ocupan en base a los testimonios recogido en la Biblia. Y claro, los otros tienen justo el interés contrario, el de desacreditar lo mejor posible cualquier justificación en ese sentido que puedan encontrar los judíos. Es lo que se mencionaba en el reportaje de National Geographic

Tomás.- Bueno, en ese aspecto puedes que tenga razón.

Pablo.- En ese aspecto y en más aspectos. Aparte del tema israelita, no descarto que haya también otros movimientos de carácter político interesados expresamente en desacreditar la Biblia.

Tomás.- Sé un poco menos críptico y aclárate algo más.

La "guerra de ideas" y la historicidad de la Biblia

Pablo.- Me refiero a lo que decía Julio Anguita, lo de la guerra de ideas en la que él se consideraba un combatiente [Leer aquí]. Seguro que hay muchos frentes y muchos tipos de combatientes. Y yo al menos tengo claro que hay grupos que basan su oferta política en la promoción de una sociedad atea que en muchos aspectos choca frontalmente con los criterios y valores bíblicos.

Tomás.- Ahora entiendo por dónde vas.

Pablo.- Pues si es así, comprenderás perfectamente que a este tipo de grupos les venga fatal que se evidencie y reconozcar mayoritariamente que la Biblia está respaldada de forma incontrovertible por evidencias históricas y arqueológicas.

Tomás.- Ya, ¿pero de ahí a que se metan también en cuestiones técnicas y científicas...?

Pablo.- No olvides que los científicos, arqueólogos e historiadores también tienen sus propias ideas políticas. Y aun suponiendo que no fuese así, en esa guerra de ideas que comentaba Anguita no es necesaria la lucha directa en todos los frentes. En algunos casos basta con apoyar y promocionar a “los sectores” de cuyas victorias puedan sacar rentabilidad socio-política.

Tomás.- Un poco paranoico, ¿no Pablo?

Pablo.- Bueno, no hace falta buscar mucho para ver respaldadas por otros estas que tu consideras "paranoias". Léete el extracto del artículo "Investigación y Ciencia" (de Eulalia Pérez Sedeño) sobre la influencia de los intereses y valores en el ejercicio de las actividades científicas y tecnológicas. Y fíjate en el párrafo final del extracto, que es una muy buena síntesis de esto que te comento. Allí concluye que es inevitable la introducción de "lo político en el conocimiento". Nadie se sorprende cuando lee que la ciencia en la Alemania nazi estaba "pilotada" por los intereses del régimen; o en la Rusia comunista. En cambio, cuando se trata de evaluar la ciencia de hoy día, todos dan por supuesto que es totalmente desinteresada y objetiva, y que sólo persigue clarificar la "verdad". Pues bien, es contra ese mito tan extendido que escribe la Eulalia Pérez Sedeño: "La pretendida imparcialidad [de los profesionales de la ciencia] esconde una parcialidad que ha dado primacía a los intereses, objetivos y valores de cierto grupo, o grupos, sobre los de otros".

Tomás.- Vaya, vaya, vaya, Pablo. No, si en el fondo no te falta razón. Ahora veo porqué hay tanta polémica en torno a la Biblia.

La guerra de ideas y el cuestionamiento de la Divinidad

Pablo.- Cierto. Y no solo en torno a la Biblia. El otro tema aún más genérico, el de la existencia de Dios, también está y estará siempre en acalorada polémica.

Tomás.- Sí si, está claro. Como todo edificio, cualquier ideología es tan sólida como los cimientos que la sustentan.

Pablo.- Veo que me entiendes. Sí, la base sobre la que se edifican las ideologías ateas es justamente sobre la idea de que no existe una “Inteligencia Superior”. Y claro, cualquier avance en la sociedad de la idea contraria, es como el avance de la carcoma en un edificio de madera. El edificio se les puede venir abajo. Y claro, la confirmación de la historicidad de la Biblia es un sólido apoyo para la idea de la existencia de un “Ser Superior”.

Tomás.- Pero eso que dices da a entender que todos los ateos son hipócritas, que saben de la existencia de un Ser Superior, pero que aún así se esfuerzan en consolidar socialmente la idea de que “No hay Dios”.

La sinceridad de los ateos

Pablo.- Nooo. Yo me supongo que los ateos lo son por convicción, aunque creo que también los hay por pasotismo y por comodidad intelectual.  Pero ten en cuenta que el fundamento de la realidad es prácticamente indemostrable e imposible de evidenciar. Y esto tanto para los que creemos que el fundamento está la Inteligencia Superior, como los que creen que ese fundamento no es más que la colaboración entre el azar y la necesidad [Leer aquí].

Tomás.- ¿Y qué? No veo la relación.

Pablo.- Pues que ante la falta de evidencias, tanto los creyentes como los ateos pueden ser sinceros en sus convicciones. Y como en esas cuestiones, mediante los sentidos, no hay posibilidad de conocer cual sea la “verdadera realidad”, son las ideas inculcadas las que campan a sus anchas tomando “tanta apariencia de  realidad” como arraigo social consigan. Y en el fondo, así es: la sociedad se comporta según las ideas arraigadas en las mentes de los individuos, al margen de cual sea la “verdadera realidad" más allá de los sentidos. Por eso existen las luchas ideológicas que mencionaba Anguita.

Tomás.- Vaya vaya vaya... Pero, entonces, ¿que pasa? ¿que tanto los ateos como los creyentes vivimos en mundos de ideas que nada tiene que ver con la realidad?

Pablo.- ¡Hombre Tomás! Que en lo de antes me estaba refiriendo a esas cuestiones que van más allá de lo verificable por los sentidos. Hablamos de los “fundamentos” de la realidad física, sobre los orígenes y causas de la realidad. Estos temas, por su propia naturaleza, son imposibles de verificar con nuestros sentidos, que sólo captan señales físicas.

Tomás.- ¡Ah! Vale. Que me estaba perdiendo.

Pablo.- Bueno, no me extraña. He de reconocer que nos hemos metido un buen rollo.

Tomás.- La verdad que sí. Pero bueno, no te creas, que me ha venido bien. Reconozco que yo hasta ahora era más bien un lector... ¿como diría?... estilo... “paciente”... o “cubo”. Sí, que recibe lo que lee como un cubo cuando se llena de agua, sin “digerirlo”. La verdad es que no me paraba a analizar mucho lo que leía, y mucho menos a criticarlo.

Pablo.- Bueno, pues me alegro.

Tomás.- Pero oye, lo que, me gustaría es pillar una síntesis de lo fundamental, que hemos hablado mucho, y me gustaría quedarme con algo sintético, resumido.

Pablo.- ¡Ah, si, claro! ¡No pides nada! Lo fácil es enrollarse. Sintetizar es más complicado, y en conversación es prácticamente imposible. Pero bueno, a mí también me vendrá bien un ejercicio de resumen. Me pondré a ello, y cuando lo tenga, te lo envío por mail. ¿Te parece?

Tomás.- ¡OK! Bueno, Pablo, te dejo, que ya tengo hambre.

Pablo.- Vale, vale. Yo me quedo, que tengo que devolver un libro en la biblioteca.

[Aquí se separan Pablo y Tomás. Pero Pablo, fiel cumplidor como el Pablo bíblico, le envía una mail intentando resumir lo fundamental de los diálogos mantenido. Y claro, como no, "Pablo me autoriza su publicación"  . Pincha aquí para leerlo.]


 

Contacto

BíblicaMente.org

informacion@biblicamente.org

Sitio de búsqueda

Etiquetas FAVORITAS

Historicidad de la Biblia

Ateísmo

Si deseas comentar alguna página, pincha aquí e indícamelo en el mensaje.
Abriré ventana de comentarios para que opines libremente.
Te avisaré cuando esté disponible.

ESTADÍSTICAS WEBNODE
(Desde Nov/08)

3.577.200 Páginas visitadas
781.415 Total visitas
≈235.769 Visitantes únicos

 


 

Micro CHAT
Tú también puedes dejar mensajes, versículos, noticias,...

Pincha en "ayuda" (debajo del botón "publicar") para ver los códigos especiales: negrita, color e inserción de URL.

 

 

 

Un versículo para hoy

 

 

 


 

¡Ayúda a promocionar este sitio!
(Sin dar dinero)

 

 

(CC) Contenidos utilizables sin fines comerciales. Se agradece enlace a originales.

Creado con Webnode