La Biblia desde el siglo XXI

Entrevista a Jesús García Recio, el galardonado director del “Instituto Bíblico y Oriental”.

31.05.2010 00:00

“La ciudad es más propensa al escalafón; el pueblo, a la igualdad”
(Por Fulgencio Fernández)
...

Se encuentra usted en Aleje, su pueblo, al que seaferra y se niega a abandonar.
Esto es muy importante. Vivir en Aleje no es un sacrificio, es una opción. Para el estudio hay unas condiciones naturales y geográficas que hacen que se cultive de modo muy diverso, muy diferente, en una gran ciudad que en una pequeña localidad.

...

¿Son los pueblos monasterios?
    Son lo más cercano. Los estudios están encajonados en instituciones urbanas pero en cuanto se le deja un respiro y se le da posibilidad de hacerlo en otros lugares evidentemente mejora, eso está comprobado. Ésa es la razón por la que el IBO apuesta por una sede en Cistierna, por una cercanía con los pueblos.

Una realidad que García Recio conoce desde niño pues usted con solo 7 años ya se sintió fascinado por las historias de la Biblia, a los 10 estudiaba hebreo y a los 14 sumerio, acadio y arameo... Todo ello en su pueblo.
    Es cierto. Yo aprendí, como todos los niños de los pueblos, estudiando en la cocina de nuestra casa. Y allí estudias al lado de lospucheros, del fuego, del lugar donde se come y se dialoga después. Conoces el estudio y el trabajo, insertas el estudio en el ritmo de la vida. Eso es una enseñanza grandiosa, ejemplar para los tiempos modernos.

Una filosofía de vida que también justifica que algo tan universal como el IBO esté en un pequeño rincón del Noroeste.
    Claro. Y avalado por la historia pues este pequeño rincón tiene una gran tradición orientalista, ha sido la cuna de grandes nombres. Aquí estamos protegidos por la distancia de ciertas manipulaciones que siempre existen en los llamados núcleos de poder.

Hablaba de la tradición orientalista del Noroeste, de León, de grandes nombres.
    Grandísimos. Se habla mucho de la presencia de fenicios en Andalucía pero se olvidan los fuertes lazos del norte español con Oriente. Olvidamos de manera injusta que quien abrió el camino a los viajeros hacia tierras bíblicas fue una paisana nuestra llamada Egeria, probablemente familiar del césar Teodosio. Ella viajó sola hacia Oriente en el siglo IV y nos contó los descubrimientos de su viaje en una obra fundamental, ‘El Itinerario de Egeria’. En los siglos V y VI nos encontramos con Toribio de Liébana y con Moisés de León, quien compila el Zohar, una de las grandes obras de espiritualidad judía. Tenemos asimismo a Cipriano de la Huerga, que fue profesor de Benito Arias Montano, el orientalista más importante de España hasta el punto que Felipe II encarga la Biblioteca del Escorial. A nuestra tierra llegaron incluso versiones de la primera traducción de la Biblia al latín, la Vetus Latina.Sin olvidar a Santo Martino, Ramiro Fernández Valbuena... No sería falso decir que el IBO está en León por una deuda histórica con el noroeste.

Volvamos al comienzo, a la noticia, hoy recibe el premio Leonés del Año. Conociendo su afición a no figurar, su discreción, podríamos pensar que incluso le causa cierta desazón.
    Sería así si el galardón fuera para mí pues es cierto que las gentes de los pueblos somos más bien dados a la sencillez, al apartamiento, pero entiendo que vivimos en sociedad y algo que yo dirijo, el Instituto Bíblico y Oriental (IBO), es a quien le han dado este reconocimiento que es tanto como premiar a la Biblia y al Oriente, que ellos sí merecen este galardón. Si es por su bien, bien recibido sea, y, por supuesto, muy agradecidos.

Por suerte han cambiado mucho las cosas. Hoy recibe un galardón y no hace muchos años que tuvo que ir a recoger los fondos que había cedido a la Universidad de León porque estaban tirados en un sótano lleno de humedad.
    Así es la vida, pero al final la realidad incuestionable es que esta obra, la Biblia y el Oriente, tienen consistencia, es apreciada por la sociedad y la reconoce. Los padecimientos son inherentes a la vida de cualquier criatura, antes fue un disgusto hoy esbozamos una pequeña sonrisa al ser acogidos a una sociedad a la que nos hemos propuesto servir para tratar de hacer mejor a sus personas.

Se habla mucho en la actualidad del enfrentamiento entre Oriente y Occidente, de la distancia entre estas civilizaciones. ¿Cómo lo ve usted que ha estudiado en profundidad estas culturas?
    Pues que niego la mayor. No hay enfrentamiento entre Oriente al que nosotros nos referimos, no el Extremo Oriente; es decir, la zona de Egipto, Jordania, Israel, Líbano, Siria, Irán, Irak, Turquía... Los políticos, los medios de comunicación hablan de Oriente y Occidente con una cortedad de miras preocupante y con gran ignorancia histórica. Confundimos el Oriente con lo musulmán, que es un fenómeno recientísimo. El Oriente no es el Islam. En el Oriente del tercer, cuarto o quinto milenio antes de Jesucristo están los elementos civilizadores más antiguos. Ahí es donde se juega todo, donde nace la civilización, de ahí resulta todo. Es un engaño enfrentar Oriente y Occidente porque una continuidad. Lo que llamamos Occidente no es más que la herencia de la cultura mesopotámica y egipcia y llevamos ya 4000 años dando sensatez a estas civilizaciones lo que demuestra su utilidad. Por ejemplo, los chinos no renuncian a los inventos de occidente, un ordenador por ejemplo, pues es bueno para él. Debemos seguir ‘al sol’, caminar hacia la unidad.

Tal y como cuenta usted las cosas todo parece más sencillo, más lógico y, sin embargo, tan irreal.
    Yo no cuento mi historia, cuento la historia de las civilizaciones. La cuna estuvo allí, en la cultura mesopotámica y egipcia, una matriz que se expandió a través del helenismo y la civilización helénica, Grecia. Aquel niño crece y se hace adulto, es Roma, que configura el Mediterráneo y saca adelante una persona hecha y dereha, que es Europa, un continente que expande su civilización y modo de vida a través de los colonizadores. Así llegamos al mundo moderno y no podemos decir que hay dos niños, dos criaturas, Oriente y Occidente. Es una sola criatura, que nace y crece. Si esto lo sigues a través de la Biblia se ve muy claro, diáfano, es un continuo, un proceso de engrandecimiento del ser humano.

Citaba la Biblia ¿Qué ha supuesto en todo este proceso?
    Es el cordón umbilical de todo ello, el nexo de unión. A todos nos une a nuestra matriz, que es el Oriente, no solamente con la narración, también con personas que representan a ambas entidades culturales. De un lado tenemos a Abraham, el representante de toda Mesopotamia, y a Moisés, el de Egipto. La Biblia es el resumen de las dos culturas, del saber.La tercera cuestión es la relación del hombre con el absoluto, lo que llamamos Dios. Son cuestiones que siempre acompañarán al hombre y que trasmite la Biblia a través del cristianismo y del judaísmo.

...
 

Lectura completa en la-cronica.net

 

Contacto

BíblicaMente.org

informacion@biblicamente.org

Sitio de búsqueda

Etiquetas FAVORITAS

Historicidad de la Biblia

Ateísmo

Si deseas comentar alguna página, pincha aquí e indícamelo en el mensaje.
Abriré ventana de comentarios para que opines libremente.
Te avisaré cuando esté disponible.

ESTADÍSTICAS WEBNODE
(Desde Nov/08)

3.611.430 Páginas visitadas
786.843 Total visitas
≈237.072 Visitantes únicos

 


 

Micro CHAT
Tú también puedes dejar mensajes, versículos, noticias,...

Pincha en "ayuda" (debajo del botón "publicar") para ver los códigos especiales: negrita, color e inserción de URL.

 

 

 

Un versículo para hoy

 

 

 


 

¡Ayúda a promocionar este sitio!
(Sin dar dinero)

 

 

(CC) Contenidos utilizables sin fines comerciales. Se agradece enlace a originales.

Creado con Webnode